De aproximadamente 160 mil familias que conforman el programa Tekoporâ, unas 8 mil ya participaron de la Auditoría Social “Ñañomoiru” liderado por el CIRD y la plataforma Paraguay Debate, que tiene varias organizaciones de la sociedad civil.

El coordinador de la Auditoría Fernando Ibarra y la investigadora social del proyecto Leticia Alcaraz, explicaron que Tekoporâ está dignificando y devolviendo el sentido de derecho de la ciudadanía. “Ñañomoirû, es un proyecto de auditoria social, pero más que auditoria es un proyecto de seguimiento y de dar una participación más activa a quienes son destinatarios del programa”, refirió Ibarra a Paraguay TV.

Agregó que el objetivo que es mejorar el programa Tekoporâ, que sea más eficiente, más transparente y socialmente responsable. “Busca instalar un nuevo modelo de alianza entre el gobierno y las familias participantes para mejorar el programa”.

“La auditoria social ciertamente es diferente a otras intervenciones, porque lo que hace es rescatar la voz de las propias personas que usufructúan el servicio, que aportan información de su propia experiencia en el uso de los servicios del estado”, indicó la investigadora Leticia.

Aclaró que entre las herramientas que se han utilizado para este seguimiento, se encuentra la libreta de calificación ciudadana que utiliza el método cuantitativo. “Una encuesta donde abarcamos diversos aspectos que interesa en mejorar y se pregunta a las familias, es diferente a una encuesta de opinión o percepción, aquí la familia dice como se sintió al utilizar los servicios”.

Sobre Tekoporâ

Recordó que el programa Tekoporâ, asiste a las familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad o extrema pobreza con la entrega de un aporte económico y a cambio las familias deben cumplir con una serie de compromisos o corresponsabilidades como control prenatal, que los niños vayan a la escuela, vacunación entre otros.

Foto: Gentileza.
Foto: Gentileza.

“El trabajo de la auditoría es ir a preguntar directamente a las familias, estos resultados son transferidos a los proveedores. Incluso se articulan mesas de trabajo entre representantes de estas familias y las mismas autoridades, como intendentes, gobernadores e incluso el mismo cura párroco, donde escuchan las inquietudes y se van mejorando”, puntualizó.

Familias buscan asistencias de salud

Subrayó que hasta la fecha, la auditoría ha llegado a 8000 familias de las aproximadamente 160 mil que abarca Tekoporâ. “Entre los primeros resultados se destaca el derecho a salud y educación, reclamados por las familias como las deficiencias en la entrega a tiempo de los resultados del PAP, falta de insumos o profesionales de la salud para la atención. Ausencia de profesores o llegadas tardías de los mismos”, aseveró Alcaraz.

Agregó que la gente y los proveedores incorporan el concepto de derecho, es el logro más importante, ya que se está en extrema pobreza multidimensional.

“El objetivo de Tekoporâ es poder superar la transmisión intergeneracional de la pobreza, quizás los padres no puedan salir pero si sus hijos tendrán oportunidad de salud y educación. Entonces para acceder a esos recursos cumplen con las corresponsabilidades para recibir las transferencias”, aseguró.

Según refieren directores médicos de la zona, se ha logrado una mejor cobertura de salud. Las mujeres han comprendido, porque es importante que nazca su bebé, en un centro hospitalario. “Porque antes según estadísticas un 60% de las madres, tenían con parteras empíricas, y todo lo que implica el peligro de ello, hoy en día disminuyó en un 25%”