Este sábado, guardias del Centro de Rehabilitación Social de Itapúa, evitaron que tres presos se dieran a la fuga, quienes son vinculados fuertemente con la banda criminal brasileña Primer Comando Capital (PCC). Los reclusos trataron de escapar trepando por el muro exterior.

Presumiblemente, los hombres realizaron una escalera casera, hecha con madera y plásticos, para intentar escapar del penal de Encarnación, cuando fueron interceptados por los guadrdias carceles, según informó la policía local.

Los mismos habrían intentado saltar el muro de protección hacia la parte de atrás del centro penitenciario, donde los esperaba un automóvil color blanco, en el que aparentemente iban a darse a la fuga.

Los trabajadors al darse cuenta de lo ocurrido realizaron disparos intimidatorios, el cual impidió que los reclusos logren su cometido. Al percatarse de lo ocurrido, el rodado que los aguardaba huyó del lugar con paradero desconocido y los reclusos fueron controlados por el personal de seguridad de la cárcel.

Luego de frustrar la fuga, el centro penitenciario autorizó la entrada de agentes de la policía a uno de los pabellones para realizar una redada en la que se incautaron de 71 armas blancas y de 1,40 kilos de marihuana. Los agentes además encontraron siete teléfonos móviles y un cargador de batería que los reclusos usaban presumiblemente para comunicarse con sus cómplices.

Según los datos proporcionados por el Ministerio de Justicia, aproximadamente 400 integrantes de grupos criminales brasileños cumplen condena actualmente en Paraguay.

La alta presencia de criminales brasileños, tanto del PCC como del Comando Vermelho, en las prisiones paraguayas impulsó a las autoridades a agilizar los procesos de extradición a los países en los que son requeridos por la Justicia.