Señalan que lo que buscan es la eliminación de todo pensamiento diferente al de ellos.

Luego de que días pasados, la Cámara de Senadores se haya declarado “provida y profamilia”, el grupo por los derechos de las lesbianas, Aireana emitió un comunicado en el que expresa que dicha declaración no es ley y citan algunos puntos que defienden.

“En el país que queremos, en el mundo que queremos cabemos todas las personas. Caben las familias heterosexuales, cabe la gente católica, la evangélica, cabe quien reza por la salud de su mamá, quien no cree en nada, quien duda. En la sociedad que imaginamos no hay discriminaciones, la gente va a misa o al ritual que sea, nadie viola a las lesbianas para corregirlas, no hay violencia contra las mujeres, nadie asesina a las travestis, personas trans, nadie despide a un gay de su trabajo por ser gay, toda la gente tiene los mismos derechos, acceso a la tierra, educación sin doctrinas, trabajo, salud universal. En nuestro sueño está toda la gente. En su sueño nosotras no estamos” inicia diciendo el comunicado.

Agregan que el sueño que persiguen los grupos autodenominados “provida y profamilia” es la eliminación de todo pensamiento diferente al suyo. “Por eso la declaración 'provida y profamilia' busca que el senado, que representa el pluralismo político, (en el marco de unas elecciones) ya no sea más plural, certificar el pensamiento único, declarar una posición política anti constitucional porque atropella la laicidad del Estado” expresan.

Además elaboraron algunas cuestiones que indican que declararse “provida y profamilia” en realidad significa:

- Estar en contra de la diversidad de familias y proteger a la familia mama-papa e hijos de un ataque imaginario. Ese ataque imaginario es la existencia de otros tipos de familia.

- Prohibir que niños, niñas y adolescentes reciban una educación integral de la sexualidad.

- Optar por la desinformación y el silencio en la sexualidad.

- Creer que las mujeres somos recipientes.

- Estar en contra de la ayuda a víctimas de abuso sexual.

- Negar los derechos a la educación, al trabajo, a la salud de LGTBI.

- Estar en contra de los derechos de las mujeres.

- Estar a favor de que las mujeres que aborten vayan a la cárcel.

- Preferir que las mujeres mueran en un aborto inseguro.

- Estar a favor de que las niñas carguen con el producto de su violación.

- Estar en contra de las personas migrantes fomentando la xenofobia.

- Buscar que el abusador esté presente en la vida de sus víctimas.

- Aplaudir los crímenes de odio.

- Negar la opresión de clase, género y raza.

- Decir que el VIH es un castigo divino.

Instalando la intolerancia

En otra parte del texto, exponen que estos grupos hablan de conspiraciones internacionales contra la soberanía del Paraguay pero forman parte de una gran estrategia mundial “para tomar el poder político negando los derechos humanos, retrocediendo en las libertades que se consiguieron después de la dictadura, imponiendo un pensamiento único, instalando la intolerancia como posición política”.

Así mismo, el comunicado señala por último que la declaración, que no es ley, además habilita a expandir su pensamiento con presupuesto público. “Buscan fortalecer los cimientos de la sociedad que engrandezca a la Nación con los valores tradicionales de la familia, parece escrito en 1954 pero es de 2019. No vamos a volver al pasado. Hace mucho que las lesbianas resistimos” puntualizan.