El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) implementó en 2018 el Programa Piloto de Prevención de la Pena Anticipada (personas que se hallan en prisión preventiva más tiempo de máximo legal permitido), en las circunscripciones de Alto Paraná e Itapúa, con alcances a Canindeyú, debido a que este departamento no cuenta con institución penitenciaria propia.

La iniciativa permitió relevar preliminarmente 135 personas que estarían en situación de pena anticipada y, mediante la respuesta institucional del Poder Judicial, resultó que: 16 personas quedaron en libertad; 30 personas fueron a juicio oral de manera prioritaria, siendo condenadas; y 50 personas continúen en pena anticipada bajo seguimiento del MNP.

Programa piloto

El programa piloto se desarrolló en apoyo a la función jurisdiccional para los juzgados de ejecución penal, de garantía y tribunales de sentencia, a fin de activar las instituciones de control de la pena anticipada ante el elevado índice de personas privadas de libertad en prisión preventiva.

Paraguay se ubica en el cuarto lugar a nivel mundial en la proporción de presos sin condena; es decir, de 14.848 personas privadas de libertad (datos de mayo 2018), 11.348 personas se hallan sin condena.

Fuente: MNP.
Fuente: MNP.

Participación

El Programa contó con la participación de docentes y estudiantes de Universidades que, bajo dirección de los juzgados de ejecución penal y del MNP, apoyaron en la identificación de presuntos casos de pena anticipada, localización de expedientes y puesta en conocimiento de los juzgados de aquellos que deban ser examinados.

En esta primera fase fueron voluntarias/os estudiantes de la Universidad Nacional del Este (UNE), la Universidad Privada del Este (UPE), la Universidad Nacional de Itapúa (UNI) y la Universidad Autónoma de Encarnación (UNAE) y se abarcó la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este, Centro Penitenciario de Mujeres “Juana María de Lara”, Centro Educativo del Este, Penitenciaría Regional de Itapúa y Centro Educativo de Cambyretá.

Un caso paradigmático de este fenómeno de la pena anticipada lo constituye el de la señora R.C.O, una mujer paraguaya de 53 años que se encontraba en prisión preventiva desde el 6 de mayo de 2016.

La mujer fue acusada por el homicidio de una pariente, sin que la Fiscalía haya encontrado una sola prueba en su contra. La misma alega la influencia indebida de políticos de la zona en el ensañamiento del que fuera víctima.

Luego de la intervención del Programa de Prevención de la Pena Anticipada del MNP, el 15 de noviembre de 2018 fue llevada a juicio y absuelta de culpa y pena. Estuvo privada de libertad sin condena durante dos años y seis meses.