Ante la llegada del inicio de clases, el Ministerio de Salud recomendó a los padres y docentes, no excederse con el peso de las mochilas escolares.

Médicos indicaron que el peso no debe sobrepasar el 10% de peso corporal de alumno, principalmente si se trata de un infante. Antes de adquirir una mochila se debe considerar el tamaño y peso del niño.

El peso excesivo puede producir lesiones de espalda, afectando incluso músculos y articulaciones. “En el caso de un niño que pesa 30 kilos, el peso de su mochila no debe superar los 3 kilos”, explicaron.

Reiteraron que el peso excesivo de la mochila puede producir consecuencias irreversibles y a largo plazo pueden generar desde una escoliosis infanti, cifosis o artrosis precoz que llevaría finalmente a que el niño no llegue a un correcto crecimiento de los huesos.

“Se debe limitar el peso del contenido, también evitar cargas inútiles, de lo contrario el niño se verá obligado a arquear la columna vertebral, llevar hacia adelante la cabeza y el tronco para compensar el peso. Evitar una mochila sobrecargada por más de 15 minutos”, recomendaron.

Rueditas en las mochilas

Aseveraron que las mochilas con rueditas no es una alternativa para no sobrecargar la espalda, ya que la presión se ejerce en el brazo y el hombro cuando se estira con un solo brazo. Puede traer consecuencias, sobre todo cuando la carga es excesiva.

“Si optan por este tipo de mochila, lo ideal es llevarla por delante y no estirarla. En escaleras se aconseja levantar la mochila en vez de arrastrarla”, puntualizaron.

Indicaron que los útiles escolares más pesados deben quedar apoyados por la espalda, los de peso medio deben colocarse al fondo de la mochila y los más liviano situarlo a la altura de los hombros.