El Ministerio de Relaciones Exteriores informó que el pasado viernes 4 de enero recibió una notificación de la Fiscalía sobre una denuncia de un posible caso de trata de personas de la que serían víctimas dos compatriotas en la ciudad de Odessa, Ucrania, y se solicitaba la provisión de dos pasaportes y medios para abandonar ese país.

Las supuestas víctimas eran Marciano Rolando Chilavert González y su hijo Iván Rolando Chilavert. La denuncia se realizó ante el Consulado Paraguayo en Viena, Austria, por supuesto secuestro y abuso sexual.

Luego de la denuncia, la Cancillería Nacional afirma, a través de un comunicado, que inmediatamente activó los mecanismos pertinentes para salvaguardar la seguridad y la integridad de padre e hijoi. En ese momento, la única información con que se contaba era que ambos estaban en situación de peligro.

El trabajo de rescate se realizó con la colaboración y en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, a través de su embajada en Buenos Aires, Argentina, y de la embajada paraguaya en Austria, así como con el apoyo de la Cancillería Argentina.

Marciano Rolando y su hijo Iván cuando fueron ubicados se encontraban físicamente bien, pero en situación de estrés. La Cancillería Nacional actuó diligente e inmediatamente en cumplimiento de sus funciones ante una denuncia recibida por el Ministerio Público.

La agente fiscal Natalia Acevedo confirmó que está marcada una comparecencia de Rolando e Iván Chilaver, padre e hijo, ante el Ministerio Público para aclarar los hechos sucedidos en Odessa, Ucrania.

El comunicado aclara que los antecedentes o las derivaciones del caso escapan al ámbito del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Amenaza de muerte a familia Chilavert

El empresario Fernando Martínez Vela, directivo del club Inter Odessa, habló en distintos medios de comunicación del país sobre un audio difundido amenaza a la familia Chilavert. La advertencia recibió uno de los hijos del técnico paraguayo.

Rolando Chilavert y su hijo llegaron a Ucrania el 31 de diciembre pasado. Durante la noche del 1 de enero, ambos fueron invitados por Martínez a compartir una cena en un prestigioso restaurante con la familia del propio español. Martínez afirma que se ausentó 40 minutos del local gastronómico para atender una llamada telefónica.

Al retornar, se encuentra con un caos total. Los paraguayos invitados estaban con el torso desnudo y exhibiendo sus genitales. El empresario español aseguró que realizó esta amenaza porque Marciano Rolando habría perseguido con su miembro viril en la mano a su esposa en un restaurante, en total estado de ebriedad.

El dirigente español admitió que de esta manera reclamó la denuncia hecha por un supuesto secuestro que habrían sufrido Marciano Rolando e Iván Chilavert. “Que sea la última vez que a mí me llama alguien de un consulado en referencia a la familia Chilavert porque sino arreglamos de otra forma que ni la Policía puede parar. No vuelva jamás en la vida a molestar a la gente que está aquí o yo personalmente le corto la cabeza a los que están aquí", dice Martínez Vela.

“Le estoy amenazando, ¿le queda claro?”, agregó Martínez Vela, en el audio divulgado este martes.

José Luis rompió el silencio

Según José Luis Chilavert, su hermano y su sobrino extraviaron sus pasaportes y recurrieron a el para que los ayude, entonces este dice que recurrió al presidente de la República Mario Abdo Benítez. “Yo ni enterado estaba que ellos iban a viajar a Ucrania, es la realidad. Él no toma bebidas alcohólicas, solamente toma agua mineral”, expresó José Luis sobre su hermano Marciano Rolando, en contacto con la 650 AM.

José Luis refirió que está al tanto de la amenaza del empresario español sobre su familia. “Lo que a mí me llama la atención que Fernando Martínez Vela tenga un contacto directo con algunos medios de comunicación. Mi obligación es defender a mi hermano y colaboré en pedirle ayuda al presidente de la República”, afirmó.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar