Cerca de 5.000 efectivos de la Policía Nacional fueron afectados para este gran servicio del operativo Caacupé, el cual culmina la próxima semana con la octava.

“En cuanto a seguridad, la Policía Nacional tuvo un gran despliegue durante las festividades de la Virgen de Caacupé. Ha estado con todas sus dotaciones en todas las diferentes áreas de trabajo del talento humano de la policía”, manifestó a La Nación la oficial inspectora, Nidia Paredes, quien estuvo como encargada del destacamento de los uniformados.

Comentó que el despliegue de los agentes incluyó a Seguridad Urbana Turística, Fuerza de Operaciones Especiales, Departamento de Identificaciones, Dirección contra hechos punibles, económicos y financieros, además de la unidad táctica motorizada Lince, en pos de la prevención de los feligreses.

Paredes señaló que la extensión de seguridad fue favorable, por lo que el plan estratégico de operación ha sido todo un éxito, teniendo en cuenta la gran cantidad de personas que se llegaron a Caacupé.

“Fue satisfactorio, debido a que no se registraron incidentes, ni accidentes de transito, por mas que el transeúnte hace un poco más de esfuerzo de salir de la zona de la basílica, eso ha permitido prácticamente nulo el accidente”, refirió.

Desde la Policía Nacional, piden a aquellos que vayan saliendo con destino a sus domicilios que lo hagan con prudencia. Los que tienen vehículos que respeten al ciclista y al transeúnte.

La oficial sostuvo que también la ciudadania ha colaborado bastante y muy de cerca con ellos. No hubo asaltos y las personas extraviadas fueron encontrados rápidamente.

En ese contexto, comentó que la novedad oficial que han tenido ayer, fue el trabajo interinstitucional. La Policía de Cordillera en un trabajo conjunto con el Ministerio Público procedieron a la incautación de bebidas alcohólicas y la aprehensión de 6 personas que vendían las mismas.