Saltó la información de que otro asesinato habría ocurrido en 1913 en la misma casa donde ocurrió el múltiple asesinato que en los últimos días conmociona a la opinión pública.

Nuevos datos se manejan con respecto a la denominada Casa del Horror, ubicada en Oliva y Montevideo, donde el lunes fueron encontrados 5 cuerpos.

Mediante una publicación realizada por la página Paraguay 1900, se conoce la noticia de que en 1913 en la misma casa - que en ese entonces pertenecía a la familia De Finis - un asesinato fue cometido, conocido en la época como “La tragedia de Asunción”.

La publicación habla de que el 29 de julio de 1913 en el domicilio del médico Ítalo O. De Finis, había ocurrido un hecho de sangre y posteriormente constataron que el extinto era el Ministro de Italia, cav. Antonio Pittaluga. El doctor De Finis ha sido el principal protagonista del suceso, quien narró de la siguiente manera: “A las dos de la tarde salí de mi domicilio en dirección al hotel Cosmos, para de allí dirigirme a la Oficina Química Municipal, del que soy jefe. Unos cuantos análisis me retuvieron hasta las tres y media. Antes de volver a casa, di mi visita médica a un niño enfermo en la calle 15 de Agosto”, dice la primera parte del relato del doctor de Finis.

El mismo continúa contando que entró a su domicilio por la puerta de servicio que da a la calle Oliva. “Y al atravesar el pequeño patio que da a mi despacho, la sirviente Angela Chaparro, que tenía en brazos al más pequeño de mis hijos, me avisó que el ministro Pittaluga había llegado un poco antes de visita. La noticia no me extrañó. El señor Pittaluga parecía ser el mejor de mis amigos, y nunca mi puerta estuvo cerrada para él”, afirmó.

Imagen original de la publicación de Caras y Caretas de 1913 en donde sale la noticia, según el portal Paraguay 1900. Foto: Paraguay 1900.
Imagen original de la publicación de Caras y Caretas de 1913 en donde sale la noticia, según el portal Paraguay 1900. Foto: Paraguay 1900.

Así también señaló que desde su despacho oía claramente las voces de su señora y la del ministro. “Luego reinó un profundo silencio y después… después no se lo que me pasó. La duda golpeó rudamente mi cerebro y loco, desesperado, tomé el revólver que tenía guardado en uno de los cajones de mi escritorio y esgrimiéndolo amenazante, abrí de golpe la puerta. Hubo protestas de inocencia…pero mis nervios en poderosa tensión y mi cabeza trastornada, obligaron a mis dedos a oprimir por dos veces el disparador”, expresó De Fenis.

Patrimonio de la identidad asuncena

Por otra parte, el arquitecto Eduardo Alfaro, nieto del arquitecto que habría diseñado la casa, habló con la 970 AM y citó algunos datos.

“La verdad que a mí no me cae muy bien y muy confortable que le llamen La Casa del Horror, una casa que diseñó mi abuelo con esa capacidad fantástica que tenía como un profesional que vino de Italia siendo paraguayo. Pero hay que aceptar la realidad, hoy se le llama a esa casa por lo que ocurrió”, explicó Alfaro.

Así luce la casa actualmente.
Así luce la casa actualmente.

“Es una casa patrimonial parte de la identidad de Asunción, abandonada. Eso no quiere decir que se usó porque está abandonada porque hay muchas cosas abandonadas”, indicó.

Así también, mencionó que fue su abuelo al parecer quien construyó la casa. “El Arq. Miguel Ángel Alfaro, le construyó al Dr. Finis Grassi, se llamaba Mario, es un médico catedrático que nació en Pilar. Tuvo una destacada actuación en la Guerra y publicó nuevos métodos de descalsificación ósea, una persona extraordinaria. Falleció el 21 de mayo de 1977”, refirió.

Casas abandonas en el microcentro

En la ocasión, el arquitecto también abordó el tema de la problemática de las casas abandonadas en el microcentro de la capital. “Hay una irresponsabilidad por parte de la Municipalidad que es la administración de nuestra ciudad y también de los propietarios que siempre dicen que les cuesta mantener, piden que los impuestos sean exonerados”, adujo.

Responsabilizó a las diferentes administraciones de la Municipalidad del estado de las mismas, ya que ninguna le ha dado el valor y el cuidado que merece la identidad urbanística que tenía y que aún resta un poco en Asunción. “Estas casas tienen un aire renacentista barroco neoclásico. Por ejemplo la farmacia El Ciervo, la casa Salomón, la casa Heisecke que está en Perú y Mcal. López, son casas que han dado a Asunción una belleza, era como un París chico, era muy lindo”, apuntó Alfaro.

Finalizó diciendo que acá lo que faltan son leyes prohíban demoler, tocar o pintar una casa patrimonial sin permiso de la Municipalidad.