El joven baleado el fin de semana pasado tras una pelea entre hinchas de los clubes Guaraní y Cerro Porteño continúa internado en terapia en el Hospital del Trauma. Afortunadamente el joven está evolucionando favorablemente. Los familiares piden que se haga justicia.

Los doctores del centro asistencial ya retiraron el respirador artificial a Fernando Moisés Ríos pero aún no puede ingerir alimentos por la boca, de acuerdo a un reporte de la 970 AM.

El hermano de la víctima, Francisco Ríos, manifestó que les espera un proceso largo para la recuperación total porque los daños fueron en la zona de la boca, garganta, el cuello y la cabeza.

Afortunadamente el joven herido con disparo de arma de fuego ya despertó y pudo pronunciar algunas palabras. También pidió comunicarse con su mamá. El mismo tiene dañada una de las glándulas salivales y por el momento le cuesta hablar con fluidez.

La bala quedó alojada en el cráneo y no será extraída. El hecho ocurrió el pasado sábado en horas de la noche sobre la avenida Eusebio Ayala en una gresca entre hinchas de Cerro Porteño y Guaraní.