El servicio telefónico que recibe llamadas por casos de discriminación además brinda asesoría jurídica, psicológica y pedagógica.

La línea telefónica contra la discriminación “Rohendu” es una iniciativa que surgió en el año 2013 y desde la fecha ha recibido más de 500 llamadas y solo en el 2017 se recibieron 157 llamadas por casos de discriminación a personas LGBT.

Se trata de la línea gratuita 0800 110 108 o el celular (0981) 110-108 que atiende de lunes a viernes de 13:00 a 18:00 y es una iniciativa del grupo por los derechos de las lesbianas Aireana.

Rohendu es el servicio telefónico de atención y registro sobre casos de discriminación a lesbianas, gays, bisexuales, personas trans e intersex, además de dar asesoría jurídica, psicológica y pedagógica gratuita.

La organización retrata el trabajo realizado por el servicio Rohendu (en guaraní Te escucho) durante el año 2017 en un informe disponible al público en la página web www.aireana.org.py El servicio de atención a denuncias desde su creación se ha consolidado como un aliado de las personas lesbianas, gays, bisexuales, personas trans e intersexuales (LGBTI) que son víctimas de violencia y discriminación en cualquier ámbito de su vida.

Resaltan que al mismo tiempo es un espacio de información para familiares, amistades y personas allegadas que quieren denunciar situaciones de discriminación y violencia por orientación sexual o identidad y expresión de género en Paraguay.

“Muchos países del mundo cuentan con un servicio encargado de vigilar y registrar la discriminación hacia las personas LGBTI, Paraguay no reconoce a las personas LGBTI como personas sujetas de derechos por lo tanto no se ocupa de todas/os sus ciudadanas/os” señalan desde la organización.

Causas más comunes

Indicaron que la violencia familiar es una de las causas más comunes por la que se recibe llamadas en el servicio Rohendu. La mayoría de los casos tienen que ver con la amenaza de la familia, con el encierro y con la aplicación de castigos.

Así también, mencionaron que otros de los temas más recurrentes es la discriminación en espacios públicos; a pesar de que los locales públicos insisten con la concepción de “se reserva el derecho de admisión”. Expulsar a las personas de un local por causa de su orientación sexual es un hecho discriminativo, varios locales y shoppings de nuestro país siguen “castigando” a las personas por ser lesbianas o gays, no se registran casos de personas trans porque directamente en la mayoría de los locales nocturnos el accesos es casi prohibido.

La mayoría de las personas que llaman al servicio, buscan la forma de afrontar la discriminación por diferentes razones, poder asumirse y sentirse escuchada, o saber afrontar la indiferencia o discriminación familiar, además se busca apoyo para enfrentar diferentes situaciones de amenaza, maltrato o manipulaciones a las que son sometidas.

Normalizar la discriminación

“La discriminación en nuestro país está muy normalizada al caso que las mismas personas LGTBI no reconocen muchas veces la discriminación o no denuncian por miedo o rechazo. Hay una falta de denuncias y datos oficiales” indicó Carolina Robledo integrante de Aireana.

Para las diferentes situaciones, la organización ofrece con el servicio apoyo psicológico y jurídico. Además Rohendu cuenta con una red de apoyo de personas voluntarias y un sistema de registro de profesionales psicólogas que atienden en servicios públicos y privados, garantizando así una atención sin discriminación.

También se reportaron casos de discriminación en la educación; el estado expulsa a las personas LGTBI del sistema educativo, las margina y aísla. Rohendu registró varios casos de discriminación en colegios y universidades.

Del mismo modo, señalan que otro ámbito de discriminación es en lo laboral; otras de las razones por las que llamaron algunas personas, fue para denunciar la discriminación laboral, en ninguno de los casos se reconoció la discriminación como la causa del despido, la mayoría de veces se sabe y se intuye pero jamás se pone por escrito la razón verdadera. Se registraron casos de personas trans y lesbianas.

También sobre el tema de tenencia de bienes: al no tener una legislación sobre el tema es muy frecuente necesitar asesoría jurídica.

El apoyo en tesis y trabajos sobre la discriminación fueron una constante además del asesoramiento pedagógico para trabajos de colegios, tesis de grado y trabajos de post grado.

Por último, Robledo destacó que es importante visibilizar estos temas para que la gente se sienta identificada y se anime a denunciar. “Se necesitan más profesionales del área de psicología en espacios públicos para la derivación de casos que incluyan en su práctica profesional la visión de la diversidad, los DDHH y la perspectiva de género. Y también más capacitación a operadores/as de justicia que intervienen de manera prejuiciosa y la sensibilización para autoridades de instituciones educativas que no saben reconocer la diversidad sexual” sostuvo.