Nueva Germania fue fundada por un alemán que llegó al Paraguay con la idea de crear la raza pura alemana, una nueva raza sin mezcla judía.

El antropólogo Jonatán Kurzwelly, de visita por Paraguay TV, comentó aspectos desconocidos de la historia de la localidad que el eligió para desarrollar su tema sobre “Como ser alemán y paraguayo en Nueva Germania”, un trabajo antropológico dedicado a analizar la formación de identidades y además, cómo ciertos aspectos condicionan las identidades nacionales.

Kurzwelly mencionó que pocos conocen la historia de Nueva Germania, una pequeña localidad paraguaya, ubicada a unos 277 km de Asunción, en el departamento de San Pedro. Sus orígenes se remontan a agosto de 1887 y fue fundada por un alemán que llegó al Paraguay con la idea de crear la raza pura alemana, una nueva raza sin mezcla judía. El antropólogo desarrolla una tesis de doctorado sobre identidad y eligió Paraguay para trabajar el tema.

Un poco de historia

Nueva Germania fue fundado como colonia alemana el 23 de agosto de 1887 por el Dr. Bernhard Förster, quien estaba casado con Elisabeth Förster-Nietzsche, hermana del filósofo alemán Friedrich Wilhelm Nietzsche. La idea de la raza pura o aria se había originado en el pensamiento del famoso compositor de música Richard Wagner.

Con este contexto histórico, el antropólogo Kurzwelly llega al Paraguay para desarrollar su proyecto de doctorado en antropología que le duró un año y medio de estudio en la pasantía y en conjunto tardó 3 años y medio, con lo desarrollado en University of St. Andrews de Escocia.

“Ser paraguayo y ser alemán en Nueva Germania”, busca analizar en qué se distinguen, en que nos dividimos como personas”, mencionó Jonatán Kurzwelly.

El antropólogo elige a Nueva Germania para desarrollar el tema y ahí descubre varios aspectos, entre ellos uno que guarda relación a la historia de esa ciudad que tiene relación a tristes hechos históricos a nivel mundial y que en cierta forma también marcaron a la ciudad.

Fama de dar refugio a los nazis

Según el estudioso, esta localidad del departamento de San Pedro, tuvo la fama de dar refugio a los nazis, tema que siempre atrajo a escritores y periodistas. Sin embargo, nunca se comprobó ningún hecho por lo que no pasaron de ser rumores. Incluso estos “mitos” no son del agrado de sus pobladores debido justamente a que nada de eso ocurrió.

Una utopía

Según Kurzwelly, Nueva Germania fue impulsada en base a una utopía que tuvo como origen algunos hechos que se originaron en Europa, como el nacimiento de una mentalidad antisemita que crecía en el siglo 19. Esta idea contra los judíos europeos, contribuyó a dos cosas, el primero al gran desastre en la bolsa de Viena que empeoró la situación económica de las personas y luego la migración de refugiados del imperio ruso, lo que llevó a que muchos judíos fueran ejecutados.

Estos refugiados vinieron y poblaron varias ciudades alemanas. Esos dos hechos fueron creciendo, la mentalidad antisemita en tierras teutonas, es similar a lo que ocurre ahora con el tema del crack de la bolsa de Nueva York y la llegada de refugiados de Siria y otros países árabes e islámicos, haciendo crecer una islamofobia, mencionó Kurzwelly.

El antropólogo Jonatán Kurzwelly, visitó Paraguay TV y habló del tema. Foto: Gentileza.
El antropólogo Jonatán Kurzwelly, visitó Paraguay TV y habló del tema. Foto: Gentileza.

Crear un pueblo puro ario

Otro dato dentro de este contexto histórico, es que en el siglo 19 Richard Wagner, el famoso compositor, conocido por su mentalidad antisemita, se le ocurrió la idea de crear un pueblo puro ario eugénico racial, fuera de la influencia judía, y dos personas que se encontraban en su casa escucharon y gustaron de la idea.

Estos “escuchas” fueron Bernhard Forster, (fundador de Nueva Germania) maestro y gran antisemita de la época y su esposa Elizabeth Nietzsche, hermana de Federico Nietzsche el filósofo. A la hermana de Nietzche se la conocía como “la hermana mala de Nietzsche, ya que el filósofo desaprobaba la idea de la raza aria”.

Continuando con su relato, Kurzwelly menciona que “ellos impulsaron el proyecto en base al ideal de Wagner, hicieron propaganda sobre la creación de esta nueva raza, atrajeron varias familias alemanas y buscaron un país en Sudamérica para realizar el proyecto, así eligieron a Paraguay, específicamente la zona de Nueva Germania.

“Este proyecto les falló al cabo de dos años, las condiciones de Paraguay en ese momento eran muy duras, ellos decían a las personas en Europa que las tierras de nuestro país, eran muy fértiles y otras fantasías como que uno abría la ventana de la casa y con la mano nada más podía arrancar las frutas de los árboles, lo cual hacía atractivo al lugar y muchas familias, más que por la ideología llegaron al país buscando un nuevo porvenir”, mencionó.

La realidad era que eligieron un sitio muy alejado y aislado de la población, la gente que vino ni siquiera era agricultora, nunca habían trabajado en la tierra. “Venían solo con un deseo de encontrar mejores oportunidades, sin embargo eso nunca existió”, afirmó el antropólogo.

La muerte de Forster

Kurzwelly comentó que la muerte de Forster, de quien se dijo que falleció de un infarto y otros mencionan que se suicidó en el hoy conocido como Hotel del Lago, hizo que Elizabeth Nietzsche, con la molestia de las familias a cuestas, abandonara Nueva Germania, y retorne a Alemania. Sin embargo, años después volvió al mismo lugar pero la gente ya no le dejó ejercer influencia sobre la colonia intentando ser nuevamente líder.

“La Nueva Germania fue uno de los primeros intentos protonazis raciales fallidos de aquella época, no funcionó ese sueño racial”, indicó el antropólogo y recalcó que la utopía racial falló, nadie hizo estudios históricos del desarrollo de la colonia después del 1890.

En ese sentido, Kurzwelly dijo que para muchos pobladores esta historia les ha marcado tristemente debido a los rumores de ser el lugar de refugio de soldados nazis.

Otros aspectos de su trabajo

“En una de las observaciones básicas de mi estudio, he podido notar que hay momentos en que alguien dice que yo soy alemán y eso me define a mi como persona, y en otros momentos que soy paraguayo y eso define de quien soy”, refirió Kurzwelly.

La diferencia de visiones entre alemanes y paraguayos en la forma de organizar su vida desde como desarrolla su forma de ahorro, hace que se vea las distintas formas de encarar el tema. Kurzwelly señaló una anécdota en base a lo dicho por Carlos Benítez, poblador participante del trabajo en la zona.

“Si se le regala un cerdo a una familia alemana, esta como está acostumbrada a los climas fríos de Europa, lo que hace es fabricar embutidos, chorizos, para comerlo a largo plazo y haya alimentos durante mucho tiempo. Sin embargo, los paraguayos les das un chancho y este lo mata, invita a sus amigos, familiares, vecinos, para comerlo e incluso esa misma noche se terminó el cerdo”, aseguró.

Por un lado, los alemanes piensan en el futuro y por eso sacan provecho de la carne de cerdo para mucho tiempo, pero el paraguayo lo ve desde otro punto de vista, desde la base del “jopoi”, la solidaridad manifestada en tener la esperanza de que si hoy te invito yo, mañana lo harás tú, o me ayudarás en mi cosecha entre otros temas. Es “otra forma de ahorro”, mencionó el estudioso alemán.

“Hay muchos estereotipos y formas de decir cosas el uno por el otro. Hay momentos en que es importante ser alemán y ser paraguayo, pero en otros momentos desaparece esta división” por lo que concluye que “las identidades son situacionales y no ubicuas”.

Identidades de pueblos

“Cada identidad se construye desde otro imaginario, la identidad de paraguayo se construye porque existen brasileños o argentinos de los que nos diferenciamos, pero nos podemos dar cuenta que la identidad se construye en nuestras mentes, nos damos cuenta que nos une con 6 millones de personas”, señaló.

Sin embargo, existe la posibilidad de que en el ámbito por ejemplo televisivo, quizás hayan más cosas que nos unen con gente en Brasil, Argentina, pero que la identidad nacional es otro constructo social. “El constructo de la identidad nacional, de género, étnico, son constructos, mi trabajo era investigar en que momento usamos, cuanta libertad tenemos de usar la identidad”, apuntó.

En Nueva Germania, hay alemanes que en algunos aspectos se sienten paraguayos como por ejemplo en cuanto a la hospitalidad, sin embargo, en cuanto a organización social se siente más alemán. “Él mismo marca las condiciones en que aspectos en cual identidad se ubica” afirma el visitante alemán.

Actualmente, Nueva Germania sigue siendo una pequeña población conocida por ser la cuna de la Yerba Mate y con pobladores tanto paraguayos como alemanes, dedicados a la ganadería y agricultura.