No resulta novedoso admitir que la tecnología tiene el potencial de transformar cada ámbito del ser humano, como el complejo universo de la educación. Pero hacerlo divertido y fomentando el potencial de los alumnos para lograr motivarlos es la propuesta que se desarrolló el fin de semana pasado en el marco de un taller de inducción a la robótica educativa.

Los nuevos esquemas de enseñanza escapan al método tradicional y en clase se busca la mayor motivación para que el alumno pueda aprender y desarrollar sus capacidades que, muchas veces, están solapadas o no afloran debido a las rígidas currículas que se emplean.

Como una alternativa a estos esquemas anacrónicos, el sábado pasado se realizó la presentación de las nuevas estrategias educativas que promueven el Instituto de Diseño y Tecnología (IDT) y la Fundación Online.

Parte de los equipos robotizados que se emplean en estos módulos.
Parte de los equipos robotizados que se emplean en estos módulos.

El criterio al que apuestan estas instituciones se basa precisamente en el desarrollo del pensamiento lógico, despojarse en parte del método tradicional que no aprovecha el potencial que tienen los alumnos.

Por ello, IDT y la Fundación Online proponen la metodología conocida a nivel mundial como STEAM (Educación de las Ciencias, Tecnología, Ingeniería, ARTE y Matemáticas, por sus siglas en inglés) que emplea disciplinas como la robótica o los videojuegos para incentivar el aprendizaje.

En el caso específico del taller desarrollado el fin de semana, el de Inducción a la Robótica Educativa, fue dirigido a estudiantes de escuelas y colegios de zonas vulnerables y para periodistas. En esa oportunidad, los participantes pudieron tener nociones básicas de robótica mediante el programa mBot, que es un programa de licencia libre y de fácil utilización.

Durante el taller, tantos niños, niñas y periodistas pudieron adentrarse en el funcionamiento del mencionado programa y de cómo con ciertas instrucciones, la unidad robótica se desplazaba de acuerdo a las órdenes que impartía mBot.

Se necesita acompañamiento

“Lo que buscamos es desarrollar una solución educativa pero trabajar para un segmento de menor edad. Vemos que cada vez la franja de edad exige trabajar lo más temprano posible. Porque los chicos son más maleables y para ello se necesita hacer acompañamiento, orientación y lograr esa motivación”, dijo Christian Alvarenga, director ejecutivo de IDT.

El taller realizado contó con la presencia de alumnos de colegios de zonas vulnerables.
El taller realizado contó con la presencia de alumnos de colegios de zonas vulnerables.

Indicó que la metodología empleada contrasta con la educación que recibimos y que hoy puede ser considerada rígida o arcaica, muy contraria al empleo de computadoras y de acceso a internet que no existía en el pasado. “Ellos tienen otra dinámica. Ellos hoy son gestionadores de información y es eso lo que tenemos que acompañar. Hay que aprovechar esa chispa que ellos tienen y potenciar a través de currículas atractivas para ellos”, agregó.

Christian Alvarenga, director de IDT.
Christian Alvarenga, director de IDT.

“A partir del déficit identificado por lo institución, lo que hacemos es observar con qué programa podemos trabajar y en base a eso desarrollar una curricula. Ellos implementan una nueva metodología de enseñanza a través de la tecnología, y eso hace que se dispare el nivel para equiparar lo que era una debilidad”, finalizó.