La primera mujer paraguaya piloto comercial, Letizia Ruíz Fonseca, desea que no vuelvan a ocurrir casos de bullying laboral y pide el cese de la desigualdad de género. Aseguró que su mayor pecado es haber nacido mujer por los acosos y maltratos que sufrió como profesional.

"Sufrí persecución, amenazas y todo tipo de agresiones. Mi empresa nunca me llamó estando internada. Los médicos del IPS sí se portaron", señaló Ruíz Fonseca, en comunicación con la 970 AM.

Indicó que la enfermedad que padece es crónica y que las autoridades de la empresa donde trabajaba nunca se comunicaron con ella, a pesar de que el reposo médico que se le dio duró más de un año y medio.

Sostuvo que no sabía de su enfermedad y le gustaría haber trabajado por varios años más en lo que le gusta hacer. Aseveró que no es la primera vez que está hablando de su situación porque siempre informó de su caso pero nunca tuvo respuestas.

"Mi último vuelo fue hace dos años y después tuve un año y medio de reposo. Pido el apoyo de los senadores. Este va a ser mi mayor vuelo, voy a luchar por mi vida con esta enfermedad", agregó.

Letizia Ruíz padece del Síndrome de Burnout o enfermedad por desgaste profesional, lo que le ocasionó una discapacidad permanente y que la obliga a seguir un estricto tratamiento médico.

Señaló que personas de varias partes del mundo se comunicaron con ella y están pasando por lo mismo. Además, después de la carta que escribió recibe amenazas e insultos. "Para mí ya era normal volar así, con el bullying laboral y las amenazas", lamentó.

Días pasados, Ruiz Fonseca, quien se convirtió en la primera connacional en pilotar aviones de transporte de pasajeros, manifestó que decidió dejar la aviación por una serie de motivos que, según ella, "la enfermaron".

A través de una publicación en su página personal de Facebook, profundizó los motivos y denunció: desigualdad de género, discriminación, machismo, mobbing (acoso laboral), acoso sexual, maltratos verbales y físicos, mentiras y persecuciones de todo tipo.