Portimao, Portugal. AFP.

“Tan difícil física como mentalmente”: El británico Lewis Hamilton (Mercedes) tuvo que emplearse a fondo para conquistar su segundo Gran Premio de tres dis­putados esta temporada, en Portugal este domingo, y tomar un poco de aire al frente de la general del Mun­dial de F1.

Su principal rival, y segundo a ocho puntos en la clasifi­cación del Mundial, el neer­landés Max Verstappen (Red Bull), fue segundo en meta, y el otro piloto de Mercedes, el finlandés Valtteri Bot­tas, ocupó el tercer cajón del podio a pesar de haber salido desde la pole.

Con su sangre fría habitual, Hamilton, que era segundo en la parrilla de salida en Portimao, no se descon­centró cuando Verstappen le adelantó en la vuelta 7, cuando la carrera se reanu­daba luego de una salida del coche de seguridad.

En la vuelta 11 devolvió la afrenta al neerlandés, y en la 20ª adelantó a un Bottas falto de ritmo “por moti­vos desconocidos”. Como suele pasar con el séptu­ple campeón del mundo, la remontada pareció cosa sencilla. Solo su voz en los intercambios por radio con el equipo delataba el esfuerzo que se escondía detrás.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar