Con la largada sim­bólica llevada a cabo ayer se abren la puertas del Chaco y esta­mos cada vez más cerca del rugir de los autos en la Región Occidental por cua­dragésima sexta ocasión en la historia del Transchaco Rally.

Desde muy temprano, a par­tir de las 13:00, 75 de las 78 máquinas inscriptas para esta edición fueron ingre­sando al preparque, aguar­dando el inicio del acto cere­monial.

Los autos número 36, 35 y 15, de las tripulaciones Chi­riani-Zalazar (Ford Fiesta R5), Tomboly-Castro (Mit­subishi Lancer Evo X) y Mas­si-Pappalardo (Ford Fiesta), respectivamente, no estu­vieron presentes en el acto por cuestiones mecánicas informadas correspondien­temente a los comisarios deportivos, pero los pilotos sí se presentaron a la lar­gada a fin de evitar la multa establecida en el reglamento particular de la prueba. De cualquier manera, todos estos estaban solamente ins­criptos para participar de las primeras dos pruebas espe­ciales y no para la competen­cia en suelo chaqueño.

Desde las 19:30 se hizo la pre­sentación de todas las tripu­laciones y a las 21:00 pun­tualmente, el primero en subir a la rampa, por séptimo año consecutivo (y octavo en su carrera), fue Gustavo Saba, aunque en esta temporada su participación en el TCR fina­lizó tras el acto de anoche.

Finalmente, serán 60 las tripulaciones que van a la Región Occidental. Luego del acto ceremonial de ano­che, quedaron todos libera­dos para comenzar el tras­lado de máquinas y equipos. Mañana, a partir de las 16:00, comenzará la presen­tación de autos en la termi­nal de ómnibus de Mariscal Estigarribia, donde “Miki” Zaldívar irá a la cabeza y será el encargado de abrir caminos desde el viernes a las 6:20, cuando se dé ini­cio a la Prueba Especial 3 y a una nueva competencia por la conquista del Chaco.