Por Óscar Villalba, enviado especial a Buenos Aires, Argentina.

Se cerró este sábado la séptima jornada de los III Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. La amazona paraguaya Agostina Llano llegó con la esperanza de medallar en el último día del hipismo, pero no pudo llegar al objetivo por el gran nivel de los competidores.

Llano sufrió sus primeras 4 faltas en cuatro presentaciones, incluyendo aquellas 2 jornadas por equipos, en donde no cometió errores y tampoco cometió falta alguna en el día inicial de las pruebas individuales.

En forma inesperada ayer derribó un obstáculo y eso le privó de la chance de pelear por una de las 3 medallas en disputa, cumpliendo, no obstante, una excelente gestión, quedando octava entre 32 competidores.

Con relación al vóley de playa, doble caída de las duplas paraguayas, ya que en masculino y femenino perdieron. El equipo de Jorge Riveros-Gonzalo Melgarejo no pudo contra Suecia al caer por 2-1 (17-21 en 18 minutos, 21-17 en 17 minutos y 9-15 en 9 minutos, para un total de 44 minutos de partido).

Mientras que las chicas Giuliana Poletti y Romina Édiger perdieron contra Emi Van Driel y Raisa Schoon de Holanda, por 2-0, parciales de 21-10 y 21-14, cada set duró 14 minutos, para un total de 28 minutos de juego.

Paraguay cierra sus presentaciones en el puesto 17 de estos juegos.

Por último, en tiro con arco, Alejandro Benítez, por equipos mixto internacional en compañía de Alexandra Voropayeva de Kazajistán no pudo contra la dupla Quinn Reddig de Namibia y Trenton Cowles de Estados Unidos.

Hoy es día en blanco para los paraguayos que quedan en competencia, como Mateo Vargas, que correrá mañana la última jornada de los 100 metros llanos y Alejandro Benítez volverá a la segunda vuelta del tiro con arco.

“TUVIMOS BUENA PARTICIPACIÓN”

El entrenador de las selecciones de vóley de playa, el brasileño Francismar Garrido, valoró el esfuerzo de los atletas. “Creo que tuvimos una buena participación, tuvimos algo de mala suerte en los sorteos, había cruces mejores, pero bueno, se dio así y todo fue más complicado”.La expectativa por todos los resultados previos a estos Juegos, donde se ganó el clasificatorio sudamericano y se jugó el Mundial, no se compareció con la realidad. “Los chicos debutaron en un juego algo fácil, luego perdimos con Gran Bretaña, en donde Melgarejo y Riveros no encontraron su juego y cerramos la primera etapa con un durísimo partido contra Cuba, en donde los chicos estuvieron prácticamente a la altura de sus antecedentes, pero cometiendo algunos errores que no lo hicieron por ejemplo en el Sudamericano. Nos despedimos perdiendo ante el campeón europeo como Suecia, haciendo un gran partido. En tanto que las chicas, pienso que comenzaron con miedo, respetando demasiado a las rivales. No obstante, creo que hicimos lo que estaba previsto con las chicas, que era pasar de grupo y pelear entrar entre las 12 mejores”.