El escenario de inun­dación del sector arro­cero mejoró teniendo en cuenta que las últimas lluvias no impactaron en el nivel del río Tebicuary, según informaron desde la Federa­ción Paraguaya de Arroceros (Feparroz). No obstante, sigue la expectativa sobre el nivel de daño que pudo haber ocasio­nado la creciente.

El sector aún no estima el impacto total de las pérdidas por las inundaciones registra­das; por lo cual, mantiene sus proyecciones de 175.000 hec­táreas del grano para esta cam­paña. “Empezó ya a bajar el nivel del río en la cuenca media y baja donde se dio el mayor impacto de esta creciente. Ya se estabilizó el agua y empezaría a bajar en estos días”, sostuvo a La Nación/Nación Media el ingeniero agrónomo Reine­rio Franco, vicepresidente del gremio. Varias parcelas fueron afectadas, pero recién en los próximos días se podrá estimar el perjuicio real para la producción a nivel nacional, que se proyecta para el 2024. “Hoy son parcelas inundadas, y esas parcelas tienen distin­tas etapas de cultivo y según los días que tarden bajo agua se podrá dimensionar el daño en el nivel de producción”, remarcó.

NO IMPACTARÁ EN PRECIOS

A pesar de la coyuntura, Franco aseguró que es muy difícil que este contexto reper­cuta en los precios locales de Paraguay porque el país pro­duce unas 1.100.000 toneladas al año y el consumo se encuen­tra por las 180.000 tonela­das; es decir, que la demanda interna es muy baja en relación con la producción. “Yo no creo que se vea reflejado en el precio porque siempre hay suficiente arroz, pero está condicionado por el precio de los países veci­nos como Brasil, que podrían afectar los precios en gón­dola”, aseguró. Se habla del 54 % del área de siembra en riesgo, unas 84.000 hectáreas afectadas y los puestos de tra­bajo de los obreros zafrales.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

“SUBIÓ MUY RÁPIDO Y NO DIO TIEMPO A REACCIÓN”

Reinerio Franco, vicepresidente de la Feparroz

El vicepresidente de la Federación Paraguaya de Arroceros (Feparroz) detalló a La Nación que hubo zonas en las que se acumularon 300 milímetros en una semana, en un mes 500 milímetros, y en las cuen­cas se tuvo un total de 200 milímetros en promedio en tres a cuatro días. “Eso es lo que causó esta creciente abrupta porque subió muy rápido y no dio tiempo a mucha reacción por parte de los producto­res”, subrayó Reinerio Franco.

El representante del sector arrocero acotó que incluso podría repercutir en la calidad del grano porque, si bien hubo áreas que no fueron totalmente inundadas, el nivel del agua fue alto y eso afecta al comportamiento de la planta.

“Se producen los llamados aislamientos, la planta va para arriba y cuando ya produce frutos, se vuelca fácilmente afectando a la calidad del grano”, explicó. Está previsto que referentes del sector se reúnan esta semana con autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) para hacer llegar sus pedidos de acciones para paliar la problemática.

Dejanos tu comentario