El Servicio Nacional de Calidad y Salud Ani­mal (Senacsa) anun­ció que Argentina confirmó resultados positivos de alpha­virus (encefalomielitis equina) en muestras tomadas a anima­les con síntomas nerviosos y mortandad en las provincias de Corrientes y Santa Fe. Ante esto, instaron a notificar a la institución cualquier síntoma como cambios de conducta o comportamiento poco habi­tual de estos animales.

El organismo veterinario realizó el pedido mediante un comunicado en el que resalta­ron que la notificación opor­tuna es fundamental para una atención eficaz que per­mita seguir manteniendo la sanidad de esta especie en el territorio nacional, que se encuentra libre de la infec­ción. Informó que todos los servicios sanitarios de la región se encuentran rea­lizando la vigilancia perti­nente e insta a los produc­tores a tomar medidas de bioseguridad de manera pre­ventiva, aunque Paraguay no cuente con ningún reporte oficial de la infección. Los números habilitados para realizar reportes son el (021) 729-0015, interno 1215, o el número de emergencias 158.

TIPIFICACIÓN

Se aguardan los resultados de la tipificación para conocer el origen de la enfermedad en el vecino país, que podría ser del este, oeste, o de Venezuela. La fiebre es la manifestación inicial, pudiendo ser intermi­tente y a medida que avanza el proceso, el caballo puede llegar a tumbarse a raíz de la debili­dad en el tren posterior, difi­cultades en el andar, en la res­piración, dilatación de las fosas nasales, y falta de apetito.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Esta enfermedad viral “se transmite de las aves a los mosquitos y estos a su vez infectan a los equinos y seres humanos”, mencionaron desde el Senasa. El período de incubación, entre el tiempo que pasa desde la infección hasta que aparecen los signos clínicos, es de 5 a 14 días.

El control de mosquitos es fundamental para evitar la diseminación de la misma y el contagio a los ejempla­res y las personas. Además, la vacunación contra esta enfermedad, fortalecer y profundizar la revisión clí­nica periódica, extremar las medidas de bioseguridad y aplicar las herramientas preventivas, así como de higiene y desinfección.

PREVENIR LA ENTRADA

La doctora Viviana Alonso, directora de anemia infecciosa equina y otras enfermedades en los caballos del organismo veterinario, indicó a La Nación/Nación Media que las acciones deben enmar­carse en prevenir la entrada y difusión del virus al país. Por las condiciones mismas ecológicas de la región existe la posibilidad de enfrentar estos brotes. “Tenemos que tener en cuenta las aves migratorias, y ellas pueden ser las que estén trayendo, siempre estamos susceptibles”, explicó. “Los que se mantienen con vida con tratamientos médicos se pueden llegar a reponer, pero es muy importante a nivel deportivo porque genera una pérdida tremenda en el valor del animal y es una pérdida en la industria”, dijo. Todo dependerá de la carga viral del animal y la evaluación médica sobre el avance de la misma, y en caso de que el ejemplar no logre reponerse, está recomendado el sacrificio.

Con respecto a reportes en humanos, dijo que Argentina no regis­tra casos, pero también la cefalea es un síntoma, la fatiga, fiebre, entre otros. “Todo eso se puede tratar de acuerdo a la carga viral. De repente los tratamientos pueden llegar a ser efectivos, pero uno no puede tener la garantía de que no vayan a quedar secuelas”, comentó.

Dejanos tu comentario