Desde la Cámara Para­guaya del Gas (Capa­gas) confirmaron que unos 20 camiones con carga de gas licuado de petróleo se encuentran siendo retenidos por parte de la Aduana Argen­tina, en la frontera entre Itá Enramada con Puerto Pil­comayo. La situación podría agravarse, teniendo en cuenta que, además del problema comercial, está comprome­tida la seguridad de las unida­des, pues el lugar no dispone de las más mínimas medidas de protección.

Así lo confirmó a La Nación/Nación Media Guillermo Parra, gerente de la Capagas, quien refirió que son carga­mentos que llevan parados desde el sábado. “En algunos casos en el sol, a altas tempe­raturas y eso aumenta terri­blemente el peligro, porque la cantidad equivalente es igual a la de una fracciona­dora. Hasta puede generarse una explosión en cadena”, comentó. Alrededor de 400 toneladas se encuentran en ruta y hasta el momento se desconoce el motivo de la detención.

Mencionó que las autorida­des paraguayas ya se encuen­tran en contacto con sus pares argentinos para tratar de revertir la situación. Se contabilizan tres emblemas en total, entre ellos camio­nes de empresas fleteras que transportan combus­tibles para Petróleos Para­guayos (Petropar). “Yo creo que es una locura lo que están haciendo. Retener camiones de GLP en un lugar donde no hay condiciones”, remarcó. La carga equivaldría unos USD 200 mil a USD 300 mil.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Si bien es muy pronto para hablar de desabastecimiento, esto obligaría a las compa­ñías a desarrollar rápida­mente nuevos proveedores, como el mercado boliviano, que cuenta con solo un exce­dente exportable. “Es peor la incertidumbre, fue sin pre­vio aviso. No se sabe si va a ser temporal o no, además hay contratos de por medio entre empresas de Argentina y Paraguay”, dijo.

El camionero Juan Villalba, señaló que se comunicaron de urgencia con el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Clorinda para que pue­dan venir a refrigerar uno de los camiones retenidos en la frontera está teniendo un presión de 15 libras y de lle­gar a 18 libras puede explotar.

También apuntó que sus com­pañeros camioneros están pasando un mal momento debido a que no tienen más comida, tampoco pueden asearse y la situación se torna crítica, por lo que pide la intención de las autorida­des argentinas.

Dejanos tu comentario