Al asumir el nuevo gobierno el 15 de agosto pasado, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) es una de las carteras con mayor deuda de la gestión anterior, que se estima en casi USD 400 millones, mientras que las previsiones en nivel de inver­sión llegarían a solo USD 600 millones al cierre de este año, según el sector privado. La nueva administración tendrá a su cargo la inmensa tarea de equilibrar ambos aspectos.

Sobre los dos puntos fue con­sultada la ministra Claudia Centurión, quien aseveró que es sumamente importante seguir creciendo y apostando a la inversión en obras por el altísimo impacto que tiene en la ciudadanía, no solo por el desarrollo, sino por lo que durante su ejecución se va generando. Pero el desafío será hacerlo de manera responsa­ble, sentenció.

“Nosotros tenemos que seguir gastando o apostando a un presupuesto promedio de USD 1.000 millones al año, eso es lo que deberíamos apuntar, por­que los indicadores nos llevan a estimar que 3,5 % del PIB (producto interno bruto) es lo que los países en desarrollo invierten en infraestructura. Así que es el nivel al que tene­mos que volver”, expresó Cen­turión a La Nación/Nación Media tras la inauguración de la oficina del banco de desa­rrollo Fonplata en Asunción.

CRECER RESPONSABLEMENTE

La inversión en obras es fuente de trabajo, empleos directos e indirectos, una cadena pro­ductiva que abarca innume­rables sectores durante la ejecución, pero eso no puede hacerse con un crecimiento que no sea responsable, es decir, se debe tener garanti­zado el financiamiento, ade­más de regirse bajo las leyes del país como la de la respon­sabilidad fiscal y los consen­sos, explicó.

Por lo que, para la ministra Centurión, es muy impor­tante seguir invirtiendo, pero de manera ordenada y res­ponsable, y no volver a llegar a los niveles actuales de deuda que no benefician a nadie. “No se puede negar que las necesidades son inmensas, pero eso no nos puede desviar de hacer las cosas de manera responsable y ordenada”, ase­veró a Nación Media.

Al tiempo de agregar que, desde el MOPC, pelearán por un presupuesto que pueda mantener los niveles de inver­sión que se logró, pues es gra­cias a la inversión en obras jus­tamente que el país tuvo un crecimiento sostenido, ade­más de la apuesta importan­tísima del sector privado, que también creció a medida que se fueron generando desafíos con las grandes obras, dijo.

APOYO EN LAS DIVERSAS ÁREAS

Cómo lograrlo fue la interro­gante, punto en el que la minis­tra remarcó que lo importante es articular la presencia de los organismos de financiamiento de modo de poder realmente aprovechar sus capacidades al máximo, y que cada uno pueda apoyar en las diversas áreas que requieren de inver­sión, como ser en agua y sanea­miento, viviendas, las rutas, puentes y todo lo que respecta a infraestructura. Pero la idea es no superponerse, sino que actuar coordinadamente con ellos, afirmó a LN.

ALIANZAS PÚBLICO-PRIVADAS

Ingeniera Claudia Centurión, ministra de Obras Públicas y Comunicaciones

La ministra Centurión destacó también la importancia de las alian­zas público-privadas para llegar a los objetivos propuestos, ade­más de los financiamientos tradicionales con los organismos multilaterales como Fonplata, CAF (Corporación Andina de Fomento), BID (Banco Interamericano de Desarrollo) u otros, para apostar a las herramientas que tam­bién permitan al sector privado participar en estos esquemas, que también pueden ser proyectos llave en mano.

De esta manera es que realmente se podrán diversificar las fuentes de financiamiento, y que los responsables del Presupuesto General de la Nación puedan hacer la mejor combinación, final­mente, para el repago de la deuda de las obras, acotó la titular del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.

Dejanos tu comentario