Según analizó el sector industrial, hoy los tiempos son inciertos y complicados. Enmarcados en los 4 años de gestión del presidente de la República, Mario Abdo Bení­tez, afirmaron que si bien hubo aciertos, también hay una gran cantidad de puntos que mejorar. Por eso la elabo­ración de una política indus­trial podría ayudar a que un mejor clima de negocios se establezca en el país. “Se debe consensuar y mejorar las polí­ticas públicas en cuanto al sec­tor industrial. Debemos pen­sar y actuar rápido en temas como nuevas unidades de generación eléctrica, sistema de saneamiento y agua pota­ble, transporte ferroviario integrado y mucho otros pun­tos más”, dijo Enrique Duarte, presidente de la Unión Indus­trial Paraguaya (UIP).

Resaltó que la visión respecto a lo económico debe ser más abarcativa. “Siempre alaba­mos lo macro, pero en lo micro tenemos muchos desafíos como la competencia desleal de una economía informal”, afirmó. Explicó que el con­trabando es el mayor riesgo para las firmas locales y sus trabajadores. Dijo que como la pandemia golpeó a todos los sectores, hay que poten­ciar a los que generan empleos de calidad y que las cuestio­nes electorales deben sepa­rarse del ámbito económico. “El electoralismo y el popu­lismo político debe tratar de disociarse de todo aquello que tenga influencia sobre los fac­tores que hacen a la econo­mía”, indicó. Sobre el clima de negocios, apuntó que este es bueno como para generar curiosidad sobre el país, pero que impulsar el plan indus­trial es necesario para captar nuevas inversiones. “Evitar aquellas acciones que dañen la reputación del país y lograr una verdadera seguridad jurí­dica y lucha contra la impuni­dad”, remarcó.

Desde la Asociación de micro, pequeñas y medianas empre­sas (Asomipymes) afirman que la pandemia empeoró muchos aspectos de la eco­nomía. “A lo mejor tuvieron buenas intenciones, pero no se pudieron lograr porque la eco­nomía paró en todo el mundo y nos hubiera gustado que hagan más cosas”, expresó la presidenta del gremio, Gui­llermina Imlach. Temas como políticas públicas, seguridad social y créditos son parte de los problemas que les aqueja. “Hay aún una gran brecha entre el Gobierno y las mipy­mes que hay que solucionar.

En estos 4 años tratamos de sobrevivir entre todos porque el Gobierno no sintió la pan­demia, a ellos nunca les faltó el dinero”, indicó. Señaló que imperó la falta de equidad en cuanto a salarios. “Esa fue una cuestión que se les escapó y faltó controlar, no podés en plena pandemia estar dando salarios y nosotros tuvimos que bajarlos incluso para poder sobrevivir”, contó.

“Si hay ayuda no económica sino de políticas públicas para el sector como insertarnos en la parte financiera esto mucho más rápido va a despegar”, dijo. También, se refirió a las compras del Estado y aña­dió que solo el 8,5% de los emprendimientos proveen a las instituciones estatales a raíz de que las mismas favo­recen a las grandes empresas.

Dejanos tu comentario