El consumo privado creció 3,3% en el pri­mer trimestre del 2022, al igual que el último trimestre del año pasado, según los datos de Cuentas Nacionales Trimestrales del Banco Central del Para­guay (BCP). A pesar de este repunte, el producto interno bruto (PIB) cayó 2,0% en los primeros tres meses de este año.

Gustavo Cohener, director de Estadística del Sector Real del BCP, sostuvo que esta variación positiva está explicada por el aumento en gastos en los servicios, espe­cialmente relacionados a los hogares, donde también se tienen a los de esparci­miento y educación, además de restaurantes, hoteles y transporte de pasajeros. “En línea con el proceso de levantamiento de las medi­das sanitarias, y en compara­ción con el mismo trimestre del 2021, asimismo se pre­sentaron incrementos en el consumo de bienes semidura­bles, especialmente en pren­das de vestir y textiles, ade­más de calzados y productos de cueros”, indicó el técnico de la banca matriz.

Cohener agregó que en menor medida aumentó el consumo de bienes durables, como los vehículos automotores, equi­pamientos para el hogar, entre otros. Asimismo, el consumo del Gobierno verificó un cre­cimiento interanual de 4,2%.

DEMANDA EXTERNA E INTERNA

De esta manera, según el reporte de Cuentas Nacio­nales, la demanda externa fue el componente que más efecto tuvo en la disminución del PIB del primer trimestre del 2022, incidiendo negati­vamente en -8,1 puntos por­centuales (p.p.).

Sin embargo, la demanda interna registró una inciden­cia favorable de 6,1 p.p., prin­cipalmente debido a la inci­dencia positiva de 2,1 p.p. de la formación bruta de capi­tal fijo. En el mismo sentido, y aún dentro de la demanda interna, el consumo privado registró una incidencia posi­tiva de 1,9 p.p., acompañado también de una incidencia positiva de 0,4 p.p. del con­sumo del Gobierno.

PIB TOTAL

En general, el PIB trimestral registró una variación inte­ranual de -2,0% en el primer trimestre del 2022. Desde el enfoque de la oferta, en el com­portamiento interanual inci­dió principalmente el desem­peño negativo registrado en la agricultura, al que se agregan las incidencias negativas de la ganadería y de la generación de energía eléctrica. No obs­tante, los resultados positivos de los servicios, las manufac­turas y la construcción ate­nuaron la caída de la activi­dad económica, de acuerdo al reciente informe presentado por el Banco Central.

Dejanos tu comentario