Dadas las circunstancias eco­nómicas, el sector de eventos registra una baja importante en las actividades durante este primer semestre, que demues­tra una caída en un 50% de lo que fue el último trimestre del año anterior. Gustavo Giménez, secretario de la Asociación de Empresas Paraguayas Provee­doras para Eventos (Aseppe), señaló que los clientes realizan inversiones con mucho cuidado y los eventos que se registran son en menor escala.

Giménez aseguró que pen­saron que iba a continuar el despertar de eventos que se registró en el último trimes­tre del 2021, que califica de meses espectaculares. Sin embargo, con los primeros meses de este año empezaron a notar una baja importante que empeoró con el conflicto bélico en Europa.

Comentó que el aumento en el precio del combustible y la alta inflación en todo el mundo afectaron la decisión de inver­sión de las personas, lo que provoca que los eventos que se concretan sean pequeños y bastante limitados. Si bien se registra una mejora en los movimientos en comparación con el primer semestre del año pasado, donde seguían varias restricciones, no se está lle­gando a las condiciones espe­radas. “El año pasado teníamos todavía un montón de restric­ciones para la implementa­ción de los eventos y eso fue mucho más difícil que este. Ahora vemos que hay movi­miento, pero no es el que qui­siéramos, si comparamos con el último trimestre del 2021 cuando vimos como un des­pertar de los eventos, hay una baja”, afirmó.

Dejanos tu comentario