La idea de que el rol de las mujeres en la sociedad es cada vez más pre­ponderante se viene desta­cando desde hace un tiempo, y actualmente de hecho, tiene un sitio destacado en los nego­cios, pero a la hora de hablar de condiciones salariales equi­tativos es que todavía hay mucho por mejorar. Pues al ser empleadas dependientes experimentan una brecha salarial de G. 500.000 incluso ante los hombres, a diferencia de cuando son empresarias o profesionales independientes.

Es parte de lo que manifestó en entrevista para el diario La Nación, la presidenta de la Asociación Paraguaya de Empresarias Ejecutivas y Profesionales (APEP), Lour­des Gómez, quien además habló de la trayectoria del gremio que cumple 31 años de vida institucional.

“Según datos del Observato­rio de Igualdad y No Discrimi­nación, del Centro de Docu­mentación y Estudios (CDE), frente a una mujer empleada en una empresa, los hombres con el mismo puesto ganan un promedio de G. 500 mil más, y teniendo en cuenta que un elevado porcentaje de las mipymes; un 95% de las empresas en Paraguay, son lideradas por mujeres es que podemos concluir que le va mejor como empre­saria o profesional inde­pendiente desarrollando una actividad de nego­cios”, expresó Gómez.

Y que más muje­res estén en ese camino, pese a la brecha citada, se debe a que para llegar a roles rele­vantes tuvieron que hacer carrera, aplicando habilida­des y tomando expe­riencia por medio de la permanencia o con­tinuidad en esos pues­tos de dirección. Esto implica alto grado de competitividad y dedicación, muchas veces, a expen­sas del tiempo que debía com­partirse con la familia, explicó. No se debe olvidar que la mujer también es administradora del hogar, está a cargo de la educación y cuidado de los hijos, por lo que, debe doblegar esfuerzos en el ámbito empresarial para vencer la brecha de equidad e igualdad de oportunidades que todavía existe, agregó la pre­sidenta de APEP. También se evidencia un aumento del rol de la mujer en el mundo empre­sarial, que se debe a la vez a que hoy día este género se reconoce en mayor medida con la capa­cidad suficiente, tiene mayor coraje para postularse a los cargos de liderazgo, y en busca de administrar su tiempo para cumplir con los demás roles que le toca, lidera empren­dimientos empre­sariales o pro­fesionales de manera inde­pendiente.

En lo que respecta al campo de la política, comentó que según la ONU, en los últimos 20 años la participación de mujeres en los pues­tos disputados en las diversas Elecciones Generales experi­mentó un crecimiento pro­medio de 2,6% entre una elección y otra, mostrando una tendencia al creci­miento. Sin embargo, el por­centaje de participación de la mujer en el Congreso está en el orden del 20%, contra un 80% de participación de los hombres. “En mi opinión, la mujer está totalmente capa­citada para incursionar en la política, es una cuestión de decisión, basada en el reconocimiento de su pro­pia capacidad, que debe estar acompañado por los diversos partidos políticos existentes apostando sin equívoco por la mujer para llegar a ocu­par cargos más decisivos”, resaltó la ejecutiva.

En cuanto a las acciones que lleva adelante el gremio, remarcó que responden más bien a la lucha por lograr, a lo largo del tiempo, la equidad e igualdad de oportunidades de la mujer empresaria, ejecu­tiva y profesional, siendo refe­rente en nuestro país como gremio impulsor de los nego­cios de la mujer.

ACCIONES Y TRAYECTORIA

“Buscamos la promoción y desarrollo de la mujer en sus actividades económicas, con un abanico de información para que puedan hacer en capacitación, capital semi­lla, posibilidad de postularse y ser beneficiarias de proyec­tos, una amplia red de contac­tos interna y externa, nacio­nal e internacional”, añadió. También se les brinda visibi­lidad institucional con prota­gonismo en redes y la prensa, espacio en un programa de radio propio de la APEP “Mujeres Que Suman”, con temas de interés y promoción de productos y servicios de las socias, así como la participar en mesas de políticas públicas como trabajo conjunto entre el Estado, la Universidad y la empresa, siendo estos aliados estratégicos.

Por todo esto, cumplir 31 años de vida institucional como entidad de apoyo a la mujer de negocios, es de destacar para la APEP, al tiempo de asumir el desafío de crecer con aliados estratégicos en la promoción y desarrollo de la mujer empresaria y profe­sional. “Representa el orgullo de formar parte de un gremio sólido de mujeres empresa­rias y profesionales, apun­tando fuertemente a la unión entre ellas para el desarrollo de sus negocios”, subrayó.

Dejanos tu comentario