La directora de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (Mtess) y presidenta del Consejo Nacional del Salario Mínimo (Conasam), Karina Gómez, habló acerca de la tarea del Estado y el posible impacto que pueda generar el aumento del salario mínimo, además de los montos estima­dos para tal incremento pre­visto desde julio.

Destacó que el Estado tiene que establecer las políticas públicas para que el dinero no pierda su poder adquisitivo. Este aumento, a diferencia del resto, es uno de los más esperados por la ciu­dadanía que viene soportando una elevada inflación con altos precios durante prácti­camente todo el año, lo cual a la vez presupone que con el incremento salarial, ciertos sectores aprovechen para una nueva suba de precios.

Gómez recordó que el rea­juste del salario mínimo es el piso salarial que un Estado determina y se basa en la variación interanual de los índices de precios del consu­midor, medidos por el Banco Central. Sobre el monto a ser aumentado, indicó que extraoficialmente ya tienen una proyección de la varia­ción que estaría entre el 10% y el 11%, que se estaría anunciando el 13 de junio, y es el presidente de la Repú­blica, quien determinará el monto, según el informe téc­nico que están recibiendo del BCP. Teniendo en cuenta que el salario mínimo legal vigente es de G. 2.289.324, el aumento sería de unos G. 200.000, y que las proyec­ciones económicas ya están dadas, y solo falta la confirma­ción del nuevo salario mínimo que estaría orillando los G. 2.500.000.

Dejanos tu comentario