La situación económica se torna cada vez más difícil, al tener en cuenta la fuerte sequía que azota al país, y repercute en el tipo de cambio. Sin embargo, el dólar se fortalece en Para­guay de por sí solo y genera mayores presiones inflacio­narias a futuro. La cotización del billete verde no da tregua y sigue subiendo en lo que va del 2022.

Al finalizar la semana pasada, el dólar tocaba nuevamente los G. 7.000 por unidad mino­rista, mientras que en el tipo de cambio de referencia incluso pasaba levemente. En tanto, al cierre de ayer, la jornada mostró un dólar 30 puntos mayor al viernes pasado; es decir, se cotizó ya a G. 7.030 por unidad a la venta minorista.

En tanto, la cotización del dólar de referencia, publicado diariamente por el Banco Central del Paraguay (BCP), se ubicó en G. 7.074 por uni­dad, mientras que el precio en los bancos trepó incluso por arriba de los G. 7.110, según sus pizarras.

VARIACIONES

Por otro lado, al fin de la ter­cera semana de enero, el tipo de cambio nominal referen­cial del guaraní con respecto al dólar cerró en G. 7.026 por unidad, lo cual representa un incremento de 2% en compa­ración al cierre del año ante­rior, así como un aumento interanual de 14%, según refiere en su análisis la con­sultora Mentu.

En ese sentido, la moneda local verificó el mayor incre­mento en lo que va del año, especialmente si se la com­para con las dos monedas más importantes del Mer­cosur. Su comportamiento alcista, que señala una depreciación frente al dólar estadounidense, difiere del caso del real brasileño, que viene apreciándose y recu­perando terreno en los últi­mos tres meses.

El peso argentino, por su parte, sigue depreciándose; sobrepasando la barrera de los pesos 100/US$ desde el mes de noviembre del 2021 y restando competitividad al guaraní. Si se considera la inflación interanual local, que junto con la flexibiliza­ción de las medidas sanita­rias entre países, el comercio de frontera lado argentino se movilizó en gran medida. No obstante, con la pérdida de competitividad, el ingreso de productos de contra­bando seguiría en aumento, según analistas de la consul­tora.

Por otro lado, el economista y presidente de Basa Capital, Gustavo Rivas, comentó que el 2022 recibe al tipo de cambio con una presión al alza. Esta semana (por la que pasó) se quebrantó la resistencia de los G. 7.000, con una finalización de entre G. 7.020 y G. 7.030. “Se sigue verificando la inter­vención del Banco Central; es decir, el BCP está tratando de minimizar el impacto de esta sobredemanda que estamos teniendo porque los actores de la economía se encuentran con mucha liquidez en guaraníes, producto de las ventas que tuvieron este año”, mencionó.

Dejanos tu comentario