El ministro de Hacienda, Óscar Llamosas, manifestó durante el noticiero de Unicanal que el Poder Ejecutivo precisa que el Congreso Nacional apruebe la extensión de la Ley de Emergencia Sanitaria al menos hasta junio del 2022, teniendo en cuenta que de esa manera podrá darse continuidad a los apoyos que han recibido varios sectores afectados por la pandemia del covid-19. “La propuesta de extender la Ley de Emergencia Sanitaria posibilita la continuidad de varias de las acciones que se implementaron para atender la pandemia. Las ayudas económicas que se dieron a los trabajadores formales a través del IPS (Instituto de Previsión Social) necesitan de dicha extensión y otras medidas que ayudan al sistema sanitario a realizar compras mucho más ágiles para que se pueda contar con los medicamentos, vacunas”, sostuvo.

“Es un pedido oficial del Poder Ejecutivo al Congreso. Tenemos que estar preparados en materia de salud pública por la aparición del nuevo brote. Se requiere de la aprobación para dar continuidad a estas acciones”, agregó. Remarcó que la pandemia aún no terminó y que persiste un porcentaje amplio de la población que no se vacunó. “En la medida que avancemos con ese plan de vacunación vamos a poder mitigar el rebrote. Hoy tenemos una variante bastante contagiosa, así que en la medida que avancemos con las inmunizaciones la población va a estar más preparada y seguramente el efecto que pueda tener el covid-19 en la persona puede ser menor”, dijo, en alusión a la Ómicron, que desde el lunes pasado ya tiene 3 casos confirmados por el Ministerio de Salud.

Recordó que otro problema que ha surgido está relacionado a la situación climática. “Hoy estamos pasando por varias semanas de sequía y hay una necesidad del sector agrícola que lleguen las lluvias para poder asegurar que la campaña 2021/2022 sea bastante positiva. Esas son las cuestiones que más nos preocupan desde el fisco”.

Refiriéndose al Presupuesto General de la Nación para el año entrante, mencionó que es bastante razonable. “Se ajusta a las estimaciones de ingresos establecidas por el Poder Ejecutivo. Sí hubo reasignaciones en los gastos, pero en términos generales consideramos que es un PGN (Presupuesto General de la Nación) administrable. Hay que entender que la pandemia tiene su efecto en las finanzas públicas, por lo que debemos ser prudentes y recomponer las cuentas fiscales para poder afrontar futuros problemas, ya sea por pandemia, cuestiones climáticas, entre otros”.

PERSISTEN PELIGROS PARA 2022

Llamosas estima cerrar este año con un déficit por debajo de lo que fue aprobado. “Consideramos que vamos a culminar en torno al 3,8% gracias a la dinámica en materia de ingresos y la contención de gastos. La idea para el 2022 es mantener varias de las restricciones que se presentaron desde el Ejecutivo en cuanto a la contratación o nombramientos. Sí se van a permitir algunas excepciones, como en el sistema sanitario, en caso que se requiera de más personal, al igual que en las fuerzas públicas y también los reemplazos”, acotó.

También señaló que hay grandes desafíos, uno de ellos es el de proveerles de los recursos no solo a las cuestiones de seguridad, sino a otros grandes temas administrados por el Estado, como salud y educación. “Para el año que entra se mantiene la expectativa de crecimiento en 3,8%, también del lado fiscal tenemos buenas perspectivas, pero no debemos olvidar que persisten algunos peligros como la cuestión sanitaria ante el surgimiento de nuevos brotes, así como la cuestión climática. Esperamos que en el 2022 se dé consolidación de la recuperación económica”, concluyó.

Dejanos tu comentario