Se acerca fin de año y los agricultores de distintos rubros se preparan para comercializar sus productos después de casi dos años de dura recesión eco­nómica debido a la pandemia. “La diversificación de produc­tos es notable. Los agriculto­res preparan maíz, mandioca, poroto, leche, frutas y verdu­ras para la venta. Todos están cerrando negocios con bue­nos precios. La economía está más dinámica este fin de año”, reportó el ingeniero Manuel Ocampos, asesor agrícola de la Unión de Gremios de la Pro­ducción (UGP).

Irma Leguizamón, agricul­tora y una de las fundadoras de la Asociación San Pedro II, manifestó que los socios venden mandioca y maíz a las acopiadoras, también leche a la industria láctea La Fortuna y hortalizas y queso al Mer­cado de Abasto. “A través de alianzas pudimos tener varias oportunidades de comercia­lización. La UGP fue actor clave en nuestro crecimiento, mediante ella pudimos con­seguir un camión propio para transportar la producción de todos los socios”, comentó. Gregorio Ocampos, horticul­tor de Caaguazú, manifestó que la demanda de tomates y otros verdeos sube a fin de año, pero que de igual forma los precios que perciben están muy por debajo de los requeri­dos. “Tenemos un precio de G. 2.000 el kilo de tomate en finca y no podemos vender. Está un poco fea la situación debido al contrabando y demás. En mi opinión, ganábamos mejor en plena pandemia, ya que la fron­tera estaba cerrada y se contro­laba el contrabando”, opinó.

PILAR

Recientemente se realizó la Feria Añuã de la Agricul­tura Familiar, productos frescos directamente de la finca familiar a la mesa del consumidor, sin interme­diarios en la ciudad de Pilar, en Ñeembucú. El MAG, que apoya dichos emprendi­mientos de manera logís­tica, informó que la recau­dación fue de G. 57.586.500. La actividad se realizó en la Plaza de los Héroes y de la misma participaron 57 comités de 13 distritos, beneficiando directamente a 650 familias rurales del departamento.

Dejanos tu comentario