Ciudad del Este. Agencia regional.

Del 21 al 31 de mayo pasado fue la última operación deno­minada “Ventana de Agua” realizada por Itaipú, consis­tente en la elevación del cau­dal del río Paraná para per­mitir el transporte fluvial de productos agrícolas para­dos en los puertos hacia los mercados internacionales. Desde ese tiempo no ha cir­culado ninguna embarcación hasta ahora porque la situa­ción sigue crítica, e incluso habían quedado sin poder pasar 35 barcazas. Algunas producciones están siendo sacadas vía terrestre hasta el Puerto de Asunción, pero la situación sigue generando muchas dificultades al sec­tor. Fue lo que señaló Wilson Sedy, directivo del Puerto Don Joaquín y de la Cámara Paraguaya de Terminales y Puertos Privados (Caterpa).

En medio de esta situación crí­tica, con inversión de 13 puer­tos privados existentes sobre el río Paraná, aguas abajo de Itaipú, se avanza en el dragado de uno de los pasos críticos del trecho Yacyretá a la confluencia llamado Loro Cuarto. “Nues­tra prioridad sigue siendo el dragado de la zona que va de la represa de Yacyretá a la con­fluencia. Desde esa ventana de agua no movimos más merca­derías por nuestros puertos, estamos en la misma situa­ción prácticamente”, sostuvo el directivo agroexportador.

CONVENIO

El trabajo empezó hace tres meses mediante un conve­nio de aporte de los puertos privados, con la venía de la COMIP (Comisión Mixta del río Paraná), siendo dirigido por la Comisión de Termina­les Privadas del Alto Paraná de Caterpa. La inversión aproximada para ese paso crítico es de 700 mil dólares. “El trabajo es muy lento, Loro Cuarto es un paso de piedra, estamos trabajando con una fresadora y una draga; se rompe las piedras y luego se va realizando la remoción de las mismas. La fresadora está en un 90% de su trabajo tuvi­mos que cambiar equipos, el desgaste es mucho y la draga está empezando recién su parte”, explicó Wilson Sedy.

Recordó que el primer dra­gado que hizo el año pasado el MOPC no tocó la línea Pan­chita en el mismo trecho, no pudo trabajar en ese paso crítico y solo hizo los pasos de arena que hoy ya están de nuevo colmatados. “Si bien en el Congreso se probó una ley de emergencia para los dragados de los ríos Paraguay y Paraná, nosotros estamos acelerando también ese proceso de licita­ción y se pueda trabajar en esos pasos que nosotros no estamos tocando, todos esos pasos de arena”, refirió Sedy.

35 BARCAZAS PARADAS

“No solamente tenemos toda­vía mercaderías en los silos de los puertos, sino también en los silos de acopiadores o pro­ductores que normalmente aportan a esos puertos del río Paraná y hoy, los acopiado­res que tienen vendidos sobre los puertos del Paraná, están haciendo algún tipo de conve­nio con sus clientes, tratando de llegar a un acuerdo y des­viar a otro punto de embar­que, ya sea Puerto de Asun­ción o comercializar hacia el Brasil en camiones”, dijo Wilson Sedy, ante la situación crítica en la navegabilidad.

De la última ventana de agua del 21 al 31 de mayo pasado no salió el 100% de las barca­zas, quedando 35 en el lugar hasta ahora, dos meses des­pués, con un aproximado de un millón de kilos por barcaza. No llegaron a pasar todas las embarcaciones por falta de tiempo y falta de remolcado­res de empuje.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar