La hidrovía Paraguay – Paraná viene atravesando uno de sus peores momentos a causa de la escasez de lluvia, con una bajante que impacta de manera preocupante en las exporta­ciones.

Actualmente se susci­tan problemas relacionados con demoras en el transporte y con la cantidad que se puede transportar por barcaza, por lo que urge la implementación de políticas que garanticen la navegación de manera segura durante todo el año.

En su último informe al mes de junio, el Banco Central del Paraguay señala que las toneladas expor­tadas de productos del complejo soja (granos, aceite, harina y cascarilla) se encuentran 4% por debajo de lo que se había conseguido en el primer semes­tre del 2020, mientras que, com­parando con el promedio de los primeros seis meses del año en los últimos tres años, la caída es del 10%.

En este contexto, desde la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleagino­sas y Cereales (CAPPRO) ins­taron a las autoridades nacio­nales a la creación de un Plan Maestro de Vías Navegables, que fortalezca el modelo insti­tucional para la gestión y desa­rrollo de las hidrovías con un enfoque integral, que promueva proyectos de infraestructura, navegabilidad, puertos, logís­tica y conectividad.

El sector sugiere la realización de trabajos de dragados, man­tenimientos, balizamiento y señalización de los canales navegables. También piden incrementar las medidas de control para prevención de deli­tos como el robo de mercade­rías, robo de combustibles, el contrabando y el narcotráfico.

Dejanos tu comentario

11H

El país registró ayer apenas 1 fallecido por COVID-19. ¿Cómo se puede mantener el descenso de muertes y nuevos casos?

Click para votar