El déficit de lluvias que registra el suelo paraguayo, especialmente para los productores del campo, ya lleva aproximadamente 3 años, por lo que la siembra de soja que estaba prevista no se realiza sino después de unos meses, explicó el presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), Héctor Cristaldo. Señaló que ante esta situa­ción es prematuro hablar sobre atrasos en la futura campaña, ya que recién entre setiembre y octubre existe mayor probabilidad de lluvias, por lo que el suelo absorbe mayor hume­dad, lo que hace propicio para el inicio del cultivo.

“La situación actual de la falta de lluvia y de bajo nivel de nuestros ríos es muy simi­lar a lo que ya se registró en 1944, período en el que tam­bién fue muy duro para el campo y el comercio exte­rior”, señaló.

En cuanto a las cosechas, Cristaldo indicó que ya casi el 100% se realizó y la activi­dad principal se concentra en el transporte de los productos a los diversos puertos para su exportación, en su gran mayo­ría, mientras que el resto será procesado en el país.

Recordó que durante la campaña sojera 2020/2021 se logró cosechar poco más de 10 millones de toneladas. Consideró que es una canti­dad demasiado importante y que apalancará gran parte de la economía mediante los ingresos que genera la buena campaña. “En el informe que hemos publi­cado hace unas semanas se reveló que fueron utilizados un total de 3.701.631 hectá­reas como área de cultivo, cuyo rendimiento promedio fue de 2.728 kilos por hectá­rea”, manifestó.

Dejanos tu comentario