Paraguay se absten­drá de elevar los cos­tos de los préstamos de mínimos históricos hasta que los responsables de for­mular las políticas mone­tarias estén seguros de que la recuperación se ha afian­zado e incluso entonces el camino hacia las tasas neu­trales “va a ser un proceso gradual”, según el presidente del Banco Central. “Dada que la expectativa de inflación está anclada, nos da margen suficiente para seguir acom­pañando a la economía”, dijo José Cantero en una entre­vista de video el jueves para Bloomberg.

No se espera que la inflación, ahora en 2,5%, se acerque al objetivo de 4% del Banco Central hasta bien entrado el 2022, dijo, según difun­dió el portal Yahoo! Finan­zas de España. Los analistas encuestados por la autori­dad monetaria el mes pasado esperan que los encargados de las políticas eleven la tasa de referencia a 1,25%, del 0,75% actual, para fin de año y a 1,75% en el 2022. Cantero declinó comentar sobre lo que el Banco Central consi­dera un nivel de tasa neutral.

INQUIETUD SOBRE INFLACIÓN

El titular de la banca matriz, al igual que sus homólogos en todo el mundo, se enfrenta al problema crítico de encon­trar el momento oportuno para el retiro de la política monetaria expansiva. El estí­mulo fiscal y el optimismo impulsado por el despliegue de las vacunas han reavivado la inquietud de los inversio­nistas sobre la inflación y han disparado los rendimientos del Tesoro de Estados Unidos. Se espera que el mayor socio comercial de Paraguay, Bra­sil, restrinja su política mone­taria a finales de este mes.

El Banco Central, bajo la pre­sidencia de Cantero, redujo su tasa clave en 325 puntos base en solo cuatro meses, la mayor flexibilización acumu­lada el año pasado entre los países sudamericanos con regímenes de inflación obje­tivo, y liberó una liquidez de aproximadamente US$ 3.800 millones, o 11% del total del producto interno bruto, incluidos préstamos a la tesorería y menores requisi­tos de reserva de depósitos. El Congreso también autorizó al Gobierno a pedir presta­dos US$ 1.600 millones para gastar en la pandemia.

Paraguay respondió a la crisis “como un país de grado inver­sor” y su economía probable­mente se contrajo menos de 1% en el 2020, dijo Cantero. Las principales compañías de calificación crediticia tienen a Paraguay en un nivel por debajo del grado de inversión.

DE NUEVO EN PIE Y EN CAMINO A CRECER

La integración aún limitada de Paraguay con la economía global es una ventaja durante el actual episodio de volatilidad de los mercados financieros provocado por el aumento de los rendi­mientos de los bonos estadounidenses, dijo José Cantero, presi­dente del Banco Central del Paraguay (BCP). “Nuestra econo­mía está de nuevo en pie y en camino a crecer 4%”, dijo Cantero.

El Banco Central espera que la construcción, la fabricación y el comercio minorista respalden la recuperación este año, agregó. La nación agrícola y ganadera sin litoral podría crecer este año a su ritmo más rápido desde el 2017 gracias a esa avalancha de estímulos y a un repunte en los precios de los productos básicos. La decisión del Gobierno de levantar muchas medidas de confi­namiento el año pasado también ayudó a impulsar la economía, aunque a costo de mayores tasas de contagio.

Dejanos tu comentario

16H

¿Qué acción debe ser emprendida ante la suba de casos de COVID-19?

Click para votar