La Fundación Itaú despidió el 2020 estimulando el poder de transformación de las perso­nas, a través de 36 organiza­ciones aliadas. Así la entidad sigue firme en su compromiso y apoyo a iniciativas que gene­ran un impacto positivo para el país. La realidad se trans­formó y la fundación también, esto impulsó a crear nuevas maneras de promover la edu­cación, el arte y la cultura, principales ejes en los que tra­baja la organización. “Vivimos un periodo de muchos desa­fíos y cambios, en el que tuvi­mos que replantearnos abso­lutamente todo, un repensar de cómo hacemos lo que hace­mos”, dijo Norma Prantte, vicepresidenta de la Funda­ción Itaú.

La fundación trabajó con cada aliado en la redefinición de más de 45 proyectos. Por un lado, enfocados en el sos­tenimiento de sus estructu­ras, punto fundamental para visionar cualquier futuro. “El apoyo de la Fundación Itaú significó que 45 jóvenes del sector rural tengan una pro­fesión a través de talleres de capacitación, para que puedan seguir cumpliendo sus sue­ños”, destacó Ever Martínez, director de la Fundación La Salle Paraguay, una de las ini­ciativas apoyadas en el 2020.

En el planteamiento de la diversificación de sus acciones, lo que requirió un cambio de lo offline a lo online a través de distintos tipos de plataformas, como es el caso de la OSCA, que realizó transmisiones de sus presentaciones en redes socia­les y televisión.

Asimismo, la Fundación Itaú colaboró en el replanteamiento de varios proyectos como en el Arlequín Teatro, donde se hizo una serie de conversatorios con referen­tes del teatro nacional a través de cápsulas publicadas en sus redes sociales, con Berta Rojas un camping musical online para compositores paragua­yos quienes experimentaron y crearon con maestros de la música internacional.

Ade­más, con Luthería Borja rea­lizaron 10 tutoriales sobre el arreglo de instrumentos musi­cales, con Sonidos de la Tierra desarrollaron una plataforma de contenidos con experien­cias, conocimientos y aprendi­zajes relacionados a la música como herramienta de cohe­sión social.

El 2020 trajo la evolución a gran escala de Emergentes, Cuento Digital y Leé para un niño, proyectos propios de la Fundación Itaú que tuvieron que reinventarse de forma acelerada en medio de este entorno pandémico mundial.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar