Según el IIF (Institute of International Finance), los países emergentes que asumieron un nivel elevado de deuda, tendrán serias dificultades por devolver los niveles de déficits a proporciones de prepandemia. El instituto considera que, incluso con un crecimiento fuerte y una recuperación constante, estos países se verán en serias dificultades para mejorar el indicador hacia 2022.

En ese sentido, el margen de reducir el gasto fiscal dependerá de que se controle la velocidad de contagio del coronavirus y se delinee una estrategia efectiva para la vacunación, según el análisis sobre el tema de la consultora local Mentu.

Con la llegada del covid-19 los países a nivel global tomaron decisiones importantes para atender a la población vulnerable por la pérdida de puestos de trabajo, los países asumieron deudas para realizar transferencias directas y adecuar los sistemas sanitarios, eso generó un aumento del déficit a nivel mundial.

En Paraguay se proyecta un déficit cercano al 4% para el 2021, que deberá ir reduciéndose paulatinamente para volver a llegar al porcentaje tope de 1,5% establecido por la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Por otro lado, la consultora refiere que el déficit por noveno año consecutivo señala necesidad de ajustes sostenibles. El 2020 representó un verdadero desafío para las administraciones públicas de los países de Latinoamérica que tuvieron que enfrentar una crisis sin precedentes con un espacio fiscal muy acotado o nulo. Paraguay no fue la excepción.

Así el sector público país incrementó sus gastos en un 15,6%, totalizando G. 38,5 billones, en parte importante para mitigar los efectos de la crisis, mientras que por la misma causa sus ingresos se redujeron en 3,7%, ascendiendo a G. 32,4 billones.

Con ello, el balance operativo estatal fue negativo y representó 2,6% del PIB, a lo que se sumaron las inversiones que representaron 3,6% total producido en el país, con lo cual finalmente el déficit fiscal fue de -6,2% del PIB, ubicándose así en el plano negativo por noveno año consecutivo.

ES MOMENTO DE PRIORIZAR LO FISCAL

Paraguay alcanzó niveles récords de Reservas Internacionales Netas (RIN) al 8 de enero del 2020, de casi US$ 9.500 millones, colchón significativo para enfrentar potenciales choques externos. Pero la posición externa neta del país (RIN – Deuda Externa) se deterioró últimamente, por lo que es otra razón para acelerar el proceso de consolidación fiscal, resaló el economista Carlos Fernández Valdovinos. “Última vez que Paraguay tuvo una Posición Neta negativa fue junio del 2007. Un rebalanceo de las políticas macroeconómicas es inevitable y necesario dada la recuperación económica proyectada. Pero el proceso de ajuste no puede ni debe extenderse exageradamente en el tiempo (más de 3 años)”, comentó. Agregó que para el Gobierno, ahora es el momento para priorizar lo fiscal y no la infraestructura.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar