Ciudad del Este. Agencia Regional.

Dos mujeres docentes convirtieron sus gustos comunes por la mantequilla de maní en la idea de producir ellas mismas el producto. De allí a pensar en la elaboración con fines de venta no pasó mucho, teniendo en cuenta que ambas quedaron afectadas por la cuarentena sanitaria dispuesta a raíz de la pandemia del coronavirus. Así nació hace tres meses Manduvi Raity, un emprendimiento familiar ideado y liderado por Rocío Espínola y Gloria Martínez. “Queríamos consumir mantequilla de maní, buscamos en los alrededores y no encontramos. Ella compró el maní natural y se nos ocurrió hacer nosotras mismas. Del experimento que hicimos nos salieron dos clases y, como una salió más amarga, le dije que mezclemos con miel de abeja que yo tenía y con eso salió un sabor exquisito que nos dejó encantadas”, relata Rocío. No pasó mucho para que surja la idea de vender y crear una tienda virtual para eso.

Rocío Espínola, 33 años, es docente de guaraní en un colegio privado y su salario se redujo en esta cuarentena. Gloria Martínez es también educadora y propietaria de una casa escuela privada en el barrio Carolina de Ciudad del Este. “El ingreso en la escuela bajó del 100 al 10% que es una reducción muy grande. Por eso vimos qué hacer para ayudar a la canasta familiar y poder sobrevivir. Optamos por hacer algo que nos guste, para poder hacer con pasión, así como hacemos en educación. Necesitábamos algo para sobrevivir y además para mantener nuestra mente sana, ocupada en algo, que genere productividad y ayude a la canasta familiar”, expresó por su parte Gloria Espínola.

Al quedar la instalación educativa con poco uso por la implementación de clases virtuales, el espacio que servía como comedor escolar fue aprovechado para la producción artesanal de mantequilla de maní. “Empezamos como algo circunstancial para hacer frente a la pandemia, pero el crecimiento nos llevó a proyectarnos para continuar. Ambas ya estamos soñando en una fábrica de mantequilla de maní”, refiere Rocío.

“Con lo que hacemos queremos ser luz para otras mujeres, otras familias, se puede empezar en casa, no se necesita de mucho dinero sino querer, y si uno trabaja en equipo. Comenzamos con una licuadora, con las bandejas que tenemos, con una bolsa de maní y hoy ya hemos procesado más de mil kilos de maní”, relata Gloria Espínola visiblemente emocionada como señal de la pasión al emprendimiento. También dice que seguramente en un año ya tendrán una planta elaboradora propia.

Los primeros 50 frascos fueron vendidos entre amigos y familiares como suele ocurrir en este tipo de emprendimientos inicialmente. Luego surgieron los pedidos y el crecimiento fue sostenido. La propia clientela colaboró para la creación de más productos. Además de las mantequillas con y sin miel de abeja, crearon el manduvi kui’i, manduvi juky, manduvi maimbe (mani molido, con sal y tostado). Los más vendidos son la Mantequilla Premium, Mantequilla Clásica, el Manduvi Maimbe y el Manduvi Juky. La recaudación semanal es entre 1 millón y 1.5 millón de guaraníes por todos los productos, desde el 3 de agosto pasado en que salieron al mercado. Estos productos están en cerca de 50 locales donde hay exhibidores del emprendimiento. “Despensas, peluquerías y hasta supermercados tienen nuestros exhibidores”, dijo Martínez. Esta semana lanzaron el Manittone, el pan dulce hecho con base de maní. Para responder a la demanda, recurrieron a un préstamo para invertir en una máquina industrial y en otros elementos necesarios. La inversión fue cerca de G. 10 millones. En 3 meses, ya procesaron mil kilos de maní.

Gloria Martínez y Rocío Espínola, las impulsoras del emprendimiento Manduvi Raity.
Productos distribuidos en 50 locales de las cuatro ciudades más grandes de Alto Paraná.
Integrantes de dos familias trabajan en la producción de las mantequillas y maní tostados.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar