En Paraguay, más de 170.000 nuevos usua­rios de pagos remotos se registraron solo en siete meses del año y junto con los usuarios del año pasado lle­gan a 200.000 las personas que pagan todos sus servicios o hacen compras de forma digital, de acuerdo señala el reporte de Bancard. El cre­cimiento es cuatro veces mayor que el registrado el año pasado.

Las empresas están cada vez más interesadas en ofrecer otras formas de cobro que agi­lizan los trámites e incluso, hacen eficientes los costos, ya que no deben apelar al dinero en efectivo. Existen más de 500 servicios públicos y pri­vados que se pueden pagar a través de los medios digitales, como el portal web de Info­net Cobranzas y Pago Móvil.

“Muchos paraguayos opta­ron por adoptar sistemas de pago remotos o digitales en medio de la emergencia sanitaria ante el avance del covid-19. En medio de la pan­demia, se requiere todo tipo de innovación para mantener el distanciamiento. Ante este contexto, hay nuevas formas o modos de hacer las cosas que llegaron para quedarse y cambiar nuestras vidas”, señala el reporte de la pro­cesadora de tarjetas.

Los sistemas de pagos remo­tos hicieron que, en este momento, formar filas por horas o hasta hacer compras de forma física, ya sea parte de la historia. Entre los pagos más recurrentes podemos mencionar los extractos de entidades financieras, telefo­nías móviles, servicios como Ande, Copaco, entidades coo­perativas e instituciones de enseñanza. En el caso de las instituciones de enseñanza, que imparten clases de forma virtual, cada vez más ofre­cen el cobro a distancia a los alumnos, dejando de lado cualquier contado físico.

En cuanto al monto promedio de la transacción, de acuerdo a datos de Bancard es de G. 365.000. Cada usuario por lo menos paga dos servicios a través de los medios digitales.

“Podríamos decir que la generación X e Y son las que tienen mayor porción de la torta en cuanto a los pagos digitales. El 34% corres­ponde a personas de 29 a 39 años y el 36% de 18 a 30 años. El medio de pago que más uti­lizan corresponde a las tarje­tas de débito, con el 88% de preferencia y el 12% corres­ponde a los pagos con tarjetas de crédito”, agrega.

SEGURIDAD Y TRANSPARENCIA

La utilización de medios digi­tales y electrónicos de pago, en sus múltiples formas, con­tribuye a reducir la economía informal, aparte de ser uno de los canales para evitar conta­gios, señala Bancard.

Todas las entidades, ya sean públicas o privadas, obtienen múltiples beneficios adhiriéndose a con­tar con servicios de cobros electrónicos y digitales, ya que el dinero no es manipula­ble de forma física, directa­mente va a la cuenta bancaria, desde donde se podrá man­tener de forma segura, prác­tica y ágil.

Disminuyendo los costos como el traslado de dinero, contratación de guar­dias, dispositivos de seguridad que se requieren, en el caso de realizar operaciones con dinero en efectivo. También la trazabilidad del sistema de cobro electrónico fomenta la transparencia y evita malas prácticas que pueden incurrir ante la manipulación del papel dinero.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar