El ingeniero Fernando Antona señaló que el via­ducto de 460 m es una opor­tunidad para que los conduc­tores de vehículos livianos accedan por una vía rápida y puedan elegir de acuerdo al trayecto que quieran tomar: por la ruta PY03 o Primer Pre­sidente. “El tráfico que está determinado para el uso de ese carril, es un tráfico en el que circulan los vecinos de la zona de Trinidad y la Avda. Primer Presidente.

Con este viaducto se les da una solu­ción de vía rápida y selección de carriles para acceder tanto a la ruta PY03, a través de sus colectoras, y a Primer Presi­dente”, dijo. Aclara que en la parte inferior de Primer Pre­sidente se generan 8 carriles: 4 de entrada y 4 de salida; y por ese sector circulan 40.000 vehículos por día. “La gente que va desde Trinidad y tiene que ir al Centro, se moviliza en un número inferior al del tráfico “duro” esto sí generaba interferencia al circular por la intersección que hoy quedó debajo del viaducto”, explicó Antona.

Para el diseño del viaducto, se tuvo en cuenta que el caudal de vehículos que transita por la zona es mucho menor. Por ello se hizo un carril de una mano pero de 5 m de ancho para la circulación normal vehicular. En caso de que se genere algún percance sobre el viaducto, un vehículo (cuya dimensión promedio es de 1,80 m) puede apartarse a un costado para permitir que los demás automóviles puedan pasar por el costado. “

¿Por qué una sola mano? Porque el nivel de demanda de trán­sito que requiere es bajo com­parado al de tráfico duro que pasa por debajo. ¿Por qué se hace el viaducto si es que es baja la demanda vehicular? Porque si bien es baja, genera una interferencia al flujo de 40 mil vehículos que pasan a diario por Primer Presi­dente”, explicó. Finalmente, se detectó la necesidad de una pasarela peatonal y además una ciclovía, cuyas dimensio­nes son de 2 m cada una.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar