El futuro de América Latina a veces se parece destinado a una pesadilla. Sin voz, voto, ni decisión, la región podría encontrarse con el peor esce­nario posible en un mundo poscovid-19. El considerable aumento de América Latina ante organismos internacio­nales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Inter­nacional (FMI) podrían socavar las decisiones de sus propios gobernantes. Más de 15 países solicitaron en los últimos meses présta­mos para poder enfrentar la crisis del covid-19. Algunos dirán que solo se trata de una discusión sobre el déficit fis­cal pero, para muchos ana­listas, contraer más deuda significa menor soberanía y mayores presiones para apli­car un modelo regresivo del Estado.

Sin embargo, existen más riesgos. EEUU tiene un gran peso en las decisiones del FMI, debido al aporte eco­nómico que hace ese país al organismo. Algunos analis­tas creen que ese país nortea­mericano se está asegurando su hegemonía en América Latina ante el aumento de préstamos, de acuerdo se hizo eco el portal IP. “Hay que ver la letra chica de estos présta­mos, si tienen que ver con la emergencia sanitaria o si tie­nen otras condiciones, por­que podrían significar una nueva hegemonía de estos organismos internacionales de crédito sobre las políticas económicas de buena parte de los países latinoamericanos. En un mundo pos-covid-19, América Latina podría no tener decisión de su propia realidad”, dijo a Sputnik la doctora en Desarrollo Eco­nómico y directora del Grupo Banco Provincia y del Cen­tro de Economía Política en Argentina, Julia Strada.

Por otro lado, la deuda para­guaya por covid-19 supera los dos mil millones de dóla­res, según reportó la agencia informativa Latinoameri­cana. La deuda asumida por el Estado para hacer frente a la pandemia alcanza ya los US$ 2.442,6 millones, según el Ministerio de Hacienda.

La cifra representa el 6,8% del Producto Interno Bruto (PIB) indicó la cartera eco­nómica en informe de rendi­ción de cuentas presentado al Congreso Nacional. Los expertos del Ministerio sos­tuvieron que de ese total, mil millones de dólares se contra­jeron mediante la emisión de bonos soberanos en el mer­cado internacional; otros 822,6 millones en forma de crédito puente con el Banco Central del Paraguay (BCP) y otros 230 millones con los organismos multilaterales.

Dejanos tu comentario

13H

Ante el salvataje de Friedmann ¿sería válida la opción de que legisladores expulsados vuelvan a sus bancas?

Click para votar