Los precios de los principales productos frutihortícolas se disparan en medio de la crisis económica causada por la presencia del COVID-19 en el país, según el análisis de la consultora Mentu con base en datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Se registraron aumentos en los últimos 13 días, las variaciones más significativas fueron de 148% en los precios de la papa, 130% en los precios de la cebolla y 58% en los precios de la naranja, todos estos productos de origen argentino.

La suba de precios se debe al cierre parcial de las fronteras, lo que implica que varios puestos de control quedaron sin funcionamiento y esto dificulta el ingreso de las mercaderías provenientes de vecino país, señala la consultora. Para que esta problemática sea mitigada, el Gobierno debería adoptar una medida de agilización de trámites para las importaciones de estos productos. Esta situación evidencia los efectos de la alta dependencia de productos de los países vecinos, por lo que se debería impulsar la producción nacional evitando el contrabando y asistiendo técnica y financieramente a los productores.

Por otro lado, para el 1er. trimestre del 2020 se estima que los ingresos seguirán sin recuperarse, situación que se agravaría debido a los efectos del COVID-19 en la actividad económica. Esto afectará la capacidad de pago de las personas, mientras que la necesidad de cubrir el consumo habitual aumentaría la demanda de créditos, que tendrían un mayor riesgo, con lo que la tasa de morosidad del segmento, que en enero fue de 4,99%, podría aumentar.