El presidente del Insti­tuto Nacional de Coo­perativismo (Incoop), Pedro Löblein, aseguró que todas las cooperativas están siendo controladas, dando el seguimiento correspon­diente tras la Resolución Nº 21.699/2020, que establece que las entidades podrán con­siderar la situación especial de los socios en mora, cuyos ingre­sos hayan sido afectados por el riesgo de la propagación de la pandemia del coronavirus.

Afirmó a la vez que la prioridad es el bienestar y seguridad de los socios, por lo que la resolu­ción brindó las herramientas necesarias para flexibilizar al máximo las adecuaciones, de modo a que no corran los inte­reses punitorios y moratorios del periodo de estos 3 meses, pero cada cooperativa lo ejecu­tará según su estructura.

Löblein dijo que la mayoría, en un 90% de las cooperati­vas del Incoop, ya está dando ese retorno y el resto está en proceso de adecuación interna, manifestando que las cuotas de los 3 meses se trasladarán al final del crédito al igual que los intereses moratorios y punito­rios. Las cuotas de marzo, abril y mayo no correrán hasta que llegue la última cuota según el plazo. Las medidas ya están siendo aplicadas por las coo­perativas más grandes como Universitaria, Coomecipar, Medalla, San Cristóbal.

El principal nicho de las coo­perativas son las pequeñas y medianas empresas, los que trabajan de manera informal y los asalariados. Y si se remonta al saldo de la cartera de crédi­tos del Incoop al 31 diciembre del 2019 es de G. 17,6 billones, de los cuales el 75% es desti­nado a microempresarios o a créditos de consumo. Son unos 1.800.000 socios, de estos 1.200.000 son los usan el servi­cio de crédito, y partiendo de la estructura anterior, significa que más de 700.000 personas están siendo afectadas para el pago de sus préstamos, explicó Löblein.