Según el Ministerio de Economía de Brasil, las cifras preliminares revelan que la economía brasileña creció 1,12% en el 2019, mayor en 0,22 puntos porcentuales a la proyección de crecimiento inicial. Esto fue posible gracias al buen desempeño en los sectores de servicios, comercio y construcción civil.

Por otro lado, la proyección de crecimiento para el 2020 es de 2,4%, superior en 0,08 puntos porcentuales a la proyección de crecimiento anterior. Este ajuste se realizó teniendo en cuenta el buen desempeño de la actividad económica y del empleo en el 2019 y la expectativa de que esto siga así en el 2020.

Para llegar a ese nivel de crecimiento, es imperativo que el vecino país mantenga el ajuste fiscal y las bajas tasas de interés reales de equilibrio, y para asegurar el crecimiento sustentable es necesario realizar las reformas que mejoren la productividad en la producción, de acuerdo con el análisis de la consultora Mentu.

“Una mayor proyección de crecimiento de Brasil repercute positivamente en Paraguay debido a la alta dependencia comercial y económica del vecino país”, sostiene el análisis. Según la mediana de los pronósticos de los analistas del mercado, cuyas proyecciones económicas releva semanalmente el Banco Central de Brasil para elaborar el informe Focus, el Índice de Precios al Consumidor Amplio pasó de 3,60% a 3,58% en el 2020.