Un nuevo reporte del Banco Interameri­cano de Desarrollo (BID), titulado “Liberaliza­ción comercial ha impul­sado las economías de Amé­rica Latina y el Caribe”, demuestra que el empresa­riado paraguayo está cada vez más abierto al comercio internacional.

En una encuesta realizada para saber qué piensan los diferentes países de la región del comercio internacional, en el apartado de si están a favor o no sobre el aumento de comer­cio con otros países, Para­guay puja en la lista de econo­mías que está muy a favor del aumento de transacciones, con el 73% del empresariado a favor, mismo nivel del pro­medio latinoamericano.

En promedio, el 73% de los encuestados de la región respalda un aumento del comercio con otros países. En segundo lugar, el apoyo varía según el país, y oscila entre un 59% en Argentina y Perú y más del 85% en Venezuela, Honduras, Uruguay y Nica­ragua. Así, a pesar de estas diferencias, la mayoría de los encuestados de cada país res­palda el comercio, de acuerdo a la conclusión del reporte.

América Latina y el Caribe experimentó una acelera­ción en su crecimiento eco­nómico y salarial gracias a la reducción de sus barreras comerciales, según un nuevo informe del BID. El estudio también incluye recomen­daciones de políticas para asegurar que la región esté mejor posicionada para sacar provecho de la liberaliza­ción comercial y lograr que los beneficios sean más tan­gibles para sus ciudadanos.

La reducción arancelaria pro­medio del 56% que se registró en la región entre 1990 y el 2010 aceleró el crecimiento del PIB anual per cápita pro­medio en 0,6%, según el reporte. Si bien los resulta­dos son positivos, la región alberga escepticismo sobre los beneficios de una mayor apertura, en parte porque las expectativas iniciales eran muy elevadas, dice estudio titulado De promesas a resul­tados en el comercio interna­cional: lo que la integración global puede hacer por Amé­rica Latina y el Caribe.

“La liberalización comercial no resultó ser la fórmula mila­grosa para fomentar el creci­miento de la región como fue el caso de algunas economías asiáticas de alto desempeño”, dijo Eric Parrado, economista Jefe del BID. Sin embargo, agregó que el comercio clara­mente contribuyó de manera positiva al bienestar y desa­rrollo de la región, y debería resistir la tentación de retor­nar a las políticas de econo­mías cerradas de décadas anteriores.­