Referentes de la pro­ducción primaria ganadera manifesta­ron que es necesario un acer­camiento y debatir sobre los niveles actuales del precio del ganado, ya que el sector está en una situación bastante crítica. Afirman que la cotización que reciben no condice con la rea­lidad de los precios internacio­nales de la carne bovina.

Luis Enrique Villasanti, pre­sidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), mani­festó que hace falta una reu­nión entre productores, indus­trias y Gobierno para sincerar la situación y encontrar el pro­blema. Expresó que el precio promedio de la carne está actualmente en US$ 4.285 la tonelada y es el mejor nivel de los últimos 15 meses, mien­tras que el productor está reci­biendo casi un dólar menos por cada kilogramo en frigoríficos (peso al gancho).

Luis Villasanti y Marcos Pereira.
Luis Villasanti y Marcos Pereira.

Marcos Pereira, presidente del Consorcio de Ganaderos para Experimentación Agropecua­ria (CEA), expresó que se debe tener un consenso básico entre los productores y los industria­les. Informó que los frigoríficos están faenando al 60% de su capacidad y están pagando al productor 25% menos de lo que pagaban en el mismo período del año pasado, siendo que los precios de exportación están incluso por encima de los que se manejaban en ese período.

El precio del novillo se sitúa actualmente en 2,65 el kilo­gramo (peso al gancho) en los frigoríficos. Para la entrega de novillos a mercados puntua­les se obtienen mejores coti­zaciones como, por ejemplo, el novillo apto para el mercado chileno, que cotiza a US$ 2,75 el kilogramo, la vaquilla para Chile a US$ 2,70 el kilogramo y el novillo tipo Unión Europea tiene un precio de US$ 2,80 el kilogramo, según los datos de la Comisión de Industrializa­ción, Comercialización y Pro­moción de Carne de la ARP.

El presidente del CEA explicó que ante la situación actual hubo un freno muy impor­tante en las inversiones del sec­tor ganadero. Los productores están ajustando sus cinturo­nes y reduciendo sus costos para buscar una producción más eficiente y pueda sobre­llevar esta difícil coyuntura, explicó. El bajo nivel de precios no permite avanzar en nue­vos proyectos y las inversio­nes están totalmente parali­zadas, expresó Luis Villasanti.