KEITH BRADSHER Y JACK EWING

SHANGHÁI

El 23 de julio, Beijing Automotive Group anunció que adquirirá una participación en la automotriz alemana Daimler, lo cual profundizará los lazos de la empresa alemana con el vasto pero atribulado mercado chino de automóviles e ilustrará la influencia creciente del país oriental en la industria automotriz a nivel mundial.

La empresa de Pekín señaló que adquirirá acciones y derechos de votación equivalentes a un cinco por ciento de participación en Daimler. Las dos empresas ya son socias en China, país que desde hace tiempo les ha exigido a las automotoras extranjeras que abran empresas conjuntas integrales con firmas chinas para fabricar autos.

La adquisición que haría Beijing Automotive Group de una participación en Daimler podría avivar inquietudes en Alemania por la creciente influencia de China en el sector industrial del país. Durante los últimos años, las empresas chinas han sido grandes compradoras de empresas alemanas medianas y grandes en el sector, como Kuka, un fabricante líder de robots industriales que ha sido una de las adquisiciones más destacadas de los chinos.

PRINCIPAL MERCADO DE AUTOS EN EL MUNDO

China ha aventajado a Estados Unidos como el principal mercado de autos en el mundo, y cada vez tiene más influencia en el establecimiento de las agendas de las automotrices. Pekín exige que los fabricantes de autos vendan una gran cantidad —y cada vez mayor— de autos eléctricos, en parte para mejorar la calidad del aire en el país y en parte para limitar su dependencia del petróleo importado.

Li Shufu, el presidente de Zhejiang Geely Holding Group, posee casi el diez por ciento de Daimler a través de una firma de inversiones, lo que significa que juntas las empresas chinas controlarán casi el quince por ciento de la automotriz que fabrica los autos Mercedes-Benz. Desde hace tiempo, Daimler, cuyos fundadores son considerados por muchos los inventores del automóvil, ha sido una piedra angular de la industria alemana.

“Las adquisiciones son la fórmula mágica china para acumular riqueza y poder”, comentó Michael Dunne, el director ejecutivo de Zozo Go, una consultoría especializada en la industria automovilística con sede en San Diego, y usó el acrónimo de Beijing Automotive Group.

AUTOS ELÉCTRICOS

Pekín también es una de las principales fuerzas en el cambio hacia los autos eléctricos porque las empresas chinas son las productoras dominantes de equipos eléctricos y electrónicos del mundo, mientras que están rezagadas en muchas de las tecnologías asociadas con el motor de combustión interna.

Es probable que la inversión de Beijing Automotive Group en Daimler sea menos controvertida que algunas de las otras incursiones corporativas chinas en Europa, puesto que las dos empresas han trabajado juntas desde el 2003. Daimler ya posee un diez por ciento de participación en Beijing Automotive Group.

La transacción que se anunció el 23 de julio es más una mejora de lazos ya existentes que una nueva iniciativa de China para obtener mayor influencia en Daimler, comentó Yale Zhang, director general de Automotive Foresight, una consultoría de Shanghái.

“Esto fortalecerá su relación”, mencionó Zhang en una entrevista telefónica.

El acuerdo coincide con los esfuerzos de las automotoras en toda China por obtener el control de las empresas conjuntas. El año pasado, el presidente Xi Jinping anunció, bajo presión de Estados Unidos, que en los próximos años va a eliminar el requisito para las automotrices extranjeras que las obliga a ensamblar sus autos en China a través de empresas conjuntas de participación igualitaria con automotoras locales. La automotriz alemana BMW ya ha divulgado planes para aumentar su participación en la empresa conjunta con Brilliance Auto de China cuando las regulaciones actuales sean eliminadas.

Beijing Automotive Group pudo adquirir las acciones de Daimler en el mercado abierto, pues en estos momentos están relativamente baratas. Las acciones han perdido más de una tercera parte de su valor desde inicios del 2018, y han estado bajo presión desde que Daimler emitió una advertencia respecto a las ganancias de este mes. Las acciones aumentaron casi un cinco por ciento en la comercialización en Francfort del 23 de julio.

Con base en la capitalización actual de mercado de Daimler, una participación del cinco por ciento estaría valuada en más o menos 2.800 millones de dólares.

Daimler mencionó que le daba la bienvenida a la inversión.

“El mercado chino ha sido y sigue siendo un pilar crucial de nuestro éxito, no solo para las ventas, sino también para nuestro desarrollo de producto y nuestra producción”, señaló en un comunicado Ola Källenius, director ejecutivo de Daimler.

SOMBRA SOBRE EL MERCADO

El año pasado, las ventas de Daimler en China aumentaron un cinco por ciento en comparación con el 2017, pero una sombra se cierne sobre el mercado chino en general. Las ventas de autos en el país han caído en meses recientes debido a que los consumidores muestran señales de nerviosismo por la desaceleración del crecimiento económico. Las nuevas reglas para las emisiones también han sido un factor.

El 12 de julio, Daimler advirtió que iba a reportar una pérdida antes de impuestos de 1.600 millones de euros (1.800 millones de dólares) para el segundo trimestre. La empresa culpó de los pobres resultados al desplome de las ventas y al costo de las investigaciones para averiguar si había vendido autos diésel que evadían las regulaciones de emisiones. La mayoría de las automotoras están bajo presión porque las ventas se están desplomando en todos los principales mercados, incluido el de China.

Los fabricantes alemanes de autos de lujo enfrentan un reto particularmente difícil en China ante Toyota y su marca de lujo, Lexus. Después de muchos años de prestar una atención limitada al mercado chino, hace dos años Toyota decidió expandir su presencia en el país de una manera considerable.

Este año, las ventas de autos de lujo han permanecido sólidas en China, aunque las ventas de autos en general han caído, lo cual ha hecho del mercado chino una de las principales prioridades de los fabricantes mundiales. Lexus ha aumentado su participación en el mercado y al mismo tiempo ha experimentado uno de los crecimientos más rápidos. BMW mantuvo el ritmo, al menos hasta abril.