Los créditos banca­rios para el sector de la agricultura expe­rimentaron un crecimiento interanual del 12,6% hasta el cierre de junio, según se detalla en el informe sema­nal de la Unión de Gremios de la Producción (UGP). El nivel de endeudamiento pasó de 12,6 billones de gua­raníes a 14,2 billones de gua­raníes como consecuencia de la mayor necesidad de financiamiento de los pro­ductores, debido al impacto negativo que sufrieron sus ingresos a raíz del menor rendimiento y los bajos pre­cios internacionales, refiere el reporte basado en los datos de MSC Grupo Consultor.

En cuanto a la capacidad de pago de los mismos, la moro­sidad creció 0,2% interanual y 0,5% respecto a diciembre del 2018. Si bien desde marzo se observan tasas de retrasos cada vez más altas, esto res­pondería a un factor estacio­nal observado todos los años. Un aspecto que deben tomar en cuenta los productores y las entidades financieras es el climático, ya que la canti­dad de precipitaciones en los próximos meses será clave para el resultado de la actual campaña, informó la UGP.

CAMPAÑA SOJERA

La campaña sojera 2019-20 tendrá un costo finan­ciero estimado de unos US$ 1.575 millones, teniendo en cuenta las 3.500.000 hec­táreas de superficie estima­das y un gasto promedio de 450 US$/Há, según datos de la Unión de Gremios de la Producción (UGP). Héc­tor Cristaldo, presidente del gremio, explicó que el costo financiero está cerca de los 450 US$/Há, pero, teniendo en cuenta los valores indi­rectos y la mano de obra, el monto real asciende a unos 640 US$/Há, con lo que el costo total de la campaña sojera 2019-20 será de US$ 2.240 millones.

Los números negativos de la última campaña generaron un importante déficit en la economía y los productores se vieron obligados a pedir la reestructuración de sus com­promisos financieros para poder asegurar las inversio­nes de la próxima siembra. Desde el sector financiero se trabaja en la reestructura­ción crediticia de los produc­tores para poder asegurar la campaña 2019-20, destaca­ron desde este segmento.

SE ARRASTRA UNA MALA ZAFRA

La campaña sojera 2018-19 tuvo resultados poco satisfacto­rios para el sector productivo y a los bajos precios se sumó una importante merma de la cosecha.

La producción de la oleaginosa se ubicó en torno a las 7,85 millo­nes de toneladas, que representa una caída del 23,5% en compara­ción a las 10,30 millones de toneladas cosechadas en la zafra 2017-18, según el informe de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Oleaginosas y Cereales (Capeco). El informe destaca que por culpa de la sequía la producción de soja fue unos 2,4 millones de toneladas inferior a los niveles del año pasado y esto traerá como consecuencia una merma de US$ 1.340,4 millones de los ingresos del sector sojero en comparación al año pasado.