El economista explicó que el 40% de un pro­yecto se distribuye en mano de obra. Medidas a ser aplicadas por el Estado para acelerar pro­ceso de licitación deben ayudar a generar el efecto rebote para crear fuentes de trabajo.

Las obras públicas son factores claves y de mucha importancia para la generación de empleo, especialmente las de infraes­tructura, por ello es claro que cuando se dan desembolsos o proyectos nuevos ya sean para la construcción de rutas o cual­quier tipo de infraestructura en general, señaló el econo­mista Aníbal Insfrán.

“Es muy claro que las obras de infraestructura son de suma importancia porque tienen un efecto multiplicador hacia familias enteras que se bene­fician cuando se da el inicio de un proyecto, porque no habla­mos solo de la mano de obra directa sino también la indi­recta, en consecuencia, que serían a través de los servicios que se prestan”, expresó.

En ese sentido, relacionó que solo el sector de la construc­ción en general es un com­ponente importante porque cerca del 40% de las obras se distribuye en mano de obra, por lo que los proyectos viales también tendrá su impacto, estimó.

En cuanto a las medidas adop­tadas por el Gobierno a entra­das del segundo semestre de este año, para acelerar los pro­cesos licitatorios y dinamizar de esa forma la economía, men­cionó que las mismas deberían ayudar al efecto rebote en la generación de empleos. Lo cual será viable a través de las inver­siones en general, que son las que generan fuentes de tra­bajo para un crecimiento eco­nómico, ya sea por la mano de obra a emplear o la adquisición de bienes de capital, sostuvo.