Las expectativas de recaudación extra, que proyectó el Minis­terio de Hacienda con la versión original de la ley de reforma tributaria, se redu­jeron tras la baja aplicada por los diputados sobre las tasas máximas del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) para el tabaco, las bebidas y bienes suntuosos. Esta modificación fue realizada el miércoles en la Cámara Baja durante el tratado del proyecto de ley que vino del Senado con una sanción a casi libro cerrado.

Los diputados, tras un largo debate entre los que apoya­ban y lo que estaban en con­tra del proyecto, decidieron por mayoría de votos bajar de 27% a 24% las tasas máxi­mas para tabacos, cigarrillos, esencias y similares. Asi­mismo, para las sidras dismi­nuyeron de 11% a 10%; coñac, whisky, tequila, vodka de 13% a 12%; para las gaseosas con azúcar, bebidas energizantes con azúcar de 6% a 5%. Mien­tras que las aeronaves nue­vas o usadas, embarcaciones nuevas o usadas quedaron exoneradas del impuesto (de 5% quedaron a 0%).

Pese a estos cambios, que hace imposible poder lle­gar a los US$ 300 millones de ingresos extra, técnicos del Ministerio de Hacienda celebraron igual la apro­bación del proyecto de ley, debido a que, según los mis­mos, se respetó la estructura de la elaboración de la nor­mativa. Mencionaron que están conscientes de que las cuestiones de tocar las tasas para aumentar o bajarlas ya forman parte de decisiones políticas.

VUELVE AL SENADO

El proyecto de ley, tras los cambios aplicados por los diputados, vuelve a la Cámara Alta, que deberá tener mayoría de dos tercios de votos (30) para ratificarse en su versión o, de lo contra­rio, quedará sancionada la ley con versión Diputados. En esta segunda vuelta, lo único que se tendrá que defi­nir es sancionar la ley con las tasas máximas del ISC plan­teadas por el Poder Ejecu­tivo, o quedan así reducidas tal como lo decidieron en la Cámara Baja.

Los demás puntos que tam­bién fueron fuertemente cuestionados y debatidos dentro de la reforma tribu­taria, como el Régimen Sim­plificado para las Pequeñas Empresas (Resimple), la crea­ción del Impuesto a los Divi­dendos y Utilidades (IDU), eliminación de la devolución del Impuesto al Valor Agre­gado (IVA) al sector agroex­portador, entre otros, ya que­daron aprobados.