• POR ARMANDO GIMÉNEZ LARROSA
  • Periodista
  • armando.gimenez@gruponacion. com.py

El Banco Central del Paraguay (BCP), en el marco del anuncio de políticas anticíclicas del Gobierno, emitió dos reso­luciones con el objetivo de proveer herramientas finan­cieras que ayuden a atenuar impactos coyunturales en los sectores económicos. Las medidas son temporales y surgen como iniciativa para contribuir con la capacidad para afrontar choques en la economía, complementan a las adoptadas antes, relacio­nadas a la renovación, refi­nanciación o reestructu­ración de créditos al sector productivo nacional.

En la 1ª resolución se esta­blece la disponibilidad de parte del encaje legal en moneda extranjera, mediante modificaciones temporales a porcentajes de encaje legal sobre depó­sitos en dólares americanos para que los fondos puedan ser empleados para la con­cesión de créditos, así como para renovación, refinancia­ción o reestructuración de las carteras destinadas al sector agrícola y al sector ganadero afectado por las inundacio­nes.

El superintendente de Bancos, Hernán Colmán, dijo que el BCP pone a disposición de las 27 entidades fondos adicionales, provenientes del encaje legal sobre depósitos a la vista y de 2 hasta 360 días de plazo, los cuales podrán ser usados hasta un máximo del 2% de los depósitos del público en cada período de encaje legal. “Las entidades tienen una remuneración aquí por estos encajes, por lo que entendemos que no todas vendrán a usar esos fondos. Sin embargo, están disponi­bles en una cuenta especial para todas”, aclaró.

En la 2ª resolución permite, previo estudio de cada caso en particular, que bienes, mue­bles e inmuebles, adjudicados o recibidos por entes finan­cieros, entre el 1 de enero del 2018 y el 31 de mayo del 2020, inclusive, en pago de créditos destinados al sector produc­tivo, sean enajenados en un plazo más extendido y pru­dencial. “Lastimosamente la recuperación del mercado no se dio, en base a las expecta­tivas que se tenían, para evi­tar que a los bancos, todos al mismo tiempo, se les venzan los plazos para poder vender y poder realizar previsiones, lo que deprimirían aún más al mercado; se les da un espacio mucho más largo para el ini­cio de sus previsiones”, aclaró.

Con la norma se le da un espa­cio más largo para iniciar sus previsiones, para que no se apresuren a hacer ventas y deprimir el mercado inmo­biliario, dijo. “Se tranquiliza más al mercado y las entida­des no reciban los bienes con mucho descuento, ya que no es el momento”, dijo.