Una de las medidas anunciadas por el Equipo Económico Nacional (EEN) el lunes por la tarde, con miras a con­trarrestar la desacelera­ción económica del país, es la reactivación del comercio fronterizo mediante cier­tas acciones, que según el Gobierno, darán competiti­vidad y dinamismo a esa zona del país. Sin embargo, la pro­puesta de ampliar la cota de compras, expuesta por el EEN como una de las medi­das, crea mucha confusión debido a que se plantea subir el cupo a valores ya estable­cidos actualmente.

De acuerdo con el documento proveído por el Ministerio de Hacienda a la prensa, una de las acciones a ser tomadas por el Gobierno con miras a apoyar el comercio fronterizo a tra­vés del sistema financiero es el aumento permanente del cupo de compras en frontera, de US$ 300 a 500 (aéreo) y de US$ 150 a 300 (terrestre). Sin embargo, la actual cota de compras aérea ya se encuentra establecida en US$ 500 y la cota terrestre en US$ 300. Ante esta confusión, nuestro medio trató de buscar aclaración con la parte técnica del Ministerio de Hacienda, pero el pedido no tuvo res­puesta hasta el cierre de nues­tra edición.

De la misma manera, se buscó una ayuda aclaratoria con la Federación de Cámaras de Comercio de Ciudad del Este (Fedecámaras) al respecto, pero desde el gremio también manifestaron confusiones al respecto y señalaron que espe­rarán el decreto presidencial para saber exactamente las medidas que serán implemen­tadas por el Gobierno.

TIENDAS LIBRES DE IMPUESTOS

En conversación con el pro­grama Apunto de la 970 AM, el viceministro de Econo­mía, Humberto Colmán, comentó que también se plantea como otra acción, la posibilidad de instalar tien­das libres de impuestos en la frontera, replicando la ini­ciativa anunciada ya meses atrás por el Gobierno brasi­leño, mediante la instalación de los Duty Free. También se anunció la reducción de aran­celes, que serán establecidos en un decreto que se dará a conocer en estos días.

En cuanto a las otras accio­nes anunciadas el lunes por el EEN para dinamizar la eco­nomía y frenar la desacele­ración económica del país, el Gobierno informó que inyec­tará a la economía unos US$ 1.543,5 millones desde el segundo semestre del año. La inyección estará enfocada en tres pilares: la aceleración de la ejecución de las obras públicas, donde se destinarán US$ 1.175 millones; la asisten­cia social (US$ 114,5 millo­nes) y el apoyo a la produc­ción, el comercio y el empleo (US$ 254 millones).

CONTRADICCIONES E INCOHERENCIAS

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios de Paraguay (CNCSP) sugiere al Gobierno asumir el com­promiso de lograr una mayor competitividad del país y evi­tar mensajes equivocados por parte del Gobierno y los tres poderes del Estado. “La CNCSP manifiesta que no hay peor señal para los actores económicos –siendo el ciuda­dano el más importante– que las señales contradictorias y la falta de coherencia desde el Gobierno y el Estado”, men­ciona el gremio en un comu­nicado.

En ese mismo sentido, la cámara afirma que las auto­ridades de Paraguay deben priorizar en la coyuntura la dinamización de la economía, expresando que no bastan proyectos de ley para torcer la curva de la desaceleración. “La dirigencia política debe enten­der de que si no se suman al objetivo de dinamizar la eco­nomía, procurar la mayor competitividad, y combatir la corrupción e impunidad en todas sus formas, la ciudada­nía de seguro castigará con sus votos y quizá con otros meca­nismos de protesta”, expresa el gremio.