La drástica caída de pre­cios y el menor flujo de exportaciones tuvie­ron como consecuencia una disminución del 23% en el volumen de ingresos del complejo sojero en el pri­mer cuatrimestre del año, según el informe mensual de comercio exterior del Banco Central del Paraguay (BCP).

Entre enero y abril de este año, las exportaciones de rubros del complejo sojero (granos, harina y aceite) per­mitieron un nivel de ingresos de US$ 1.169,6 millones.

Esta cifra corresponde a unos US$ 250,8 millo­nes menos que el volumen de divisas generado en el mismo período de tiempo del año pasado, que fue de US$ 1.520,4 millones, reportó la institución financiera.

El volumen de embarques de estos rubros alcanzó 3.455.100 toneladas en el primer cuatrimestre del año, que representan una retrac­ción del 14% en compara­ción a las 4.029.100 tonela­das exportadas entre enero y abril del 2018.

El precio promedio de expor­tación fue de US$ 338 la tone­lada; mientras que el prome­dio del primer cuatrimestre del año pasado fue de US$ 377 la tonelada.

Esto representa una caída del 10%, según el informe de comercio exterior del Banco Central del Paraguay (BCP).

NUEVA TASA

A partir de la semana pasada empezó a regir en el mercado de la Argentina una medida impositiva que establece un pago de una “tasa estadís­tica” del 2,5% en sus impor­taciones de soja. Esta nueva disposición es preocupante para el sector porque Argen­tina tendrá que bajar los pre­cios de compra y esto puede afectar el flujo de exportacio­nes, explicaron referentes del sector productivo.

Esta medida impuesta en el país vecino es un nuevo fac­tor negativo que se suma esta campaña al sector produc­tivo, que está sufriendo los efectos de una menor pro­ductividad y los bajos pre­cios internacionales. En el primer cuatrimestre del año se exportaron 3,1 millones de toneladas de soja y la Argentina fue el principal destino con un 61% de par­ticipación.